Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 3 de mayo de 2014

Anne Loiret: 2 poemas:

Anne Loiret es una joven poeta que vive en Gijón y con la que recité hace unas semanas en un bar. Uno de sus poemas ha sido incluido recientemente en una antología llamada Fame Poétika. Asi que te doy a conocer dos de sus poemas:



NEUTIQUAM ERRO

Últimamente, los libros
me piden que los deje a medias.
Mientras intento recuperarme
de estados graves
de fuego e insomnio.
Porque estamos tan poetas
que hablamos de incendios
a la primera mirada.

Cuando mi cabeza llega a tocar
la almohada.

Pienso.

Nabokov y las noches de verano
están hechos el uno para el otro.
Igual que las puestas de sol,
para vernos marchar
a orillas de otra playa.

Todo es tan raro
desde que se oyen
grillos en la ciudad.

Que.

Morir ya es otra forma de acostumbrarse,
y viceversa.

El secreto es.

Siguen existiendo
sitios a los que ir
cuando cierran los bares.
Donde también
se regalan sonrisas,
pero no en la barra.

Y vuelve
la normalidad.

Tanto que me doy cuenta
que humano es aquel,
del que sigue soñando
tras haberse metido
veinte rayas de realidad.

Y yo estoy en el limbo.
Pero con suerte.

Aún no me he perdido.


RAÍCES

Me sobran 27 postales
para llenar los buzones
de todo lo que llamo casa.

La falda de lunares
me ha abierto
media sonrisa esta mañana,
sin saber que la luna
había bailado conmigo
la noche anterior.

Triste.

He mirado la vida
cara a cara,
y decidimos brindar
con el olvido.
Las palabras más amargas
aparecen al final de la copa.

Más nudos en la garganta.

Me he puesto a echar raíces.
De nuevo, en verano.
Y conseguí girasoles, por los que
el sol se gira para verles el trasero.

He plantado recuerdos
en medio del pasado,
para conseguir un presente
que oliera a emociones.

Todo acaba cuando amanece.
O empieza.
Eso ya depende de nosotros.

(Re)soplar.

Los deseos al final
siempre se cumplen.


Anne Loiret.



4 comentarios:

  1. El primero me encanta, de voz rasgada como un buen blues.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, José Luis. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro, paradós. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.