Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 21 de abril de 2014

Óscar Zeta Acosta: La revuelta del pueblo cucaracha (1):

Álex Portero es otro hombre, otro poeta de palabra. En Madrid me dijo que me enviaría un ejemplar de este libro, La revuelta del pueblo cucaracha, de Óscar Zeta Acosta, inmortalizado en su día por Hunter S. Thompson en su Miedo y asco en las vegas, y el pasado sábado ya lo tenía en casa. Todavía estoy en proceso de lectura, pero te adelanto que te encontrarás con un estilo narrativo gonzo, una historia autobiográfica en la que Óscar Zeta Acosta te cuenta sus años como abogado y activista político y otras historias. Esta novela, además, viene con un prólogo de Hunter S. Thomson y con un epílogo del mismísimo Álex Portero. Así que desde aquí: muchas gracias, Álex, poeta, tío, por este inmenso regalo.



   VEO QUE SALE HUMO por una de las ventanas del colegio. ¡El caos! Los bomberos con sus cascos acarrean mangueras flexibles hacia el fuego. Un cubo de basura de metal pesado sale volando por otra de las ventanas. Un coche de policía se dirige hacia los estudiantes sentados.
    Desde la multitud que ocupa la acerda, hasta casi un millar de personas, vuelan por los aires huevos y botellas. Un huevo impacta en el coche. El parabrisas se vuelve amarillo con la yema.
    Los policías ya están empezando a golpear en serio. Veo caer a una chica con un poncho naranja. Un policía la levanta y ella le cruza la cara con el bolso. Varios muchachos acuden raudos en su defensa pero otros policías les hacen retroceder a golpes. Ahora se están llevando a algunos estudiantes a los furgones. Los policías están empezando a arrestar a los manifestantes que llevan pancartas. Aguardo y miro. ¿Qué puedo hacer? Llevo mi maletín de Industrias Goodwill, pero no nos encontramos ante un tribunal. No se trata de una vista. No tengo licencia para ejercer en las calles. ¿Qué coño puedo hacer?



Óscar Zeta Acosta. La revuelta del pueblo cucaracha. Acuarela Libros y Machado Grupo de Distribución, 2013. Introducción: Hunter S. Thompson. Epílogo: Álex Portero. Traducción de Javier Lucini, con la colaboración de Tomás Cobos, Tracy Rucinski y Jesús Llorente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.