Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 9 de abril de 2014

En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis (2): Un poema de José Ángel Barrueco:



la quiebra

este es nuestro presente:
en los bancos de Madrid se apilan los nuevos mendigos
son hombres que ayer gozaban de domicilio y jornal
y hoy afrontan el hambre y la intemperie
míralos, aún tienen teléfono móvil y las uñas limpias...
a las puertas de los conventos de caridad hacen cola
desdichados sin afeitar y mujeres comidas por la vergüenza
pero necesitan comer, necesitan un punto de apopyo para seguir
en la brecha, en la brecha del desorden mundial,
de la catástrofe económica y del apocalipsis de
los especuladores y los canallas de maletín y corbata...
mira a esas madres que cobran una miseria
observa a quienes antes permanecían en un despacho
y ahora deben fregar suelos y barrer colillas...
mira a ésos, en lucha con dos trabajos que apenas
les alcanzan para ser mileuristas
observa a los despedidos sin indemnización,
a los pobres de solemnidad, a los huérfanos del suelo,
a todos los que no cobraron cuando se hundió su empresa
mientras sus antiguos jefes viajaban al Caribe y hoy ruedan
sobre neumáticos de lujo y navegan en yates privados,
y a esas familias que deben convivir de nuevo
porque sólo uno de ellos puede mantener al resto...
mira a las huestes famélicas, a las multitudes rabiosas
porque piden pan y empleo y sólo reciben hostias y desprecio
observa la ruta de los licenciados: de la universidad al sepa
fíjate en quienes carecen de aire y de un suelo donde caerse,
en los que ha visto mutilados sus derechos, sus pagas,
su paciencia y sus libertades...
mira a los profesores, a los alumnos, a los ancianos,
a los mineros, a los mártires de la cultura, al pueblo
llano, dolido y burlado, ahíto de promesas y de falacias...
amigo, el futuro ya está aquí:
bailamos al ritmo de los mercados
con un tango que nos empuja hacia el barro...
se intuyen años venideros teñidos de gris
por las víctimas de la codicia y la bota
recia de quienes nos dominan desde arriba
la quiebra del sistema financiero y la grieta de la esperanza
hemos perdido sonrisas y ahorros,
pero conservamos humor e ingenio
somos los hijos de una época que agoniza
somos padres del infortunio
y sólo queremos prosperar.


José Ángel Barrueco.

Varios Autores. En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. Bartleby Editores, 2014. Prólogo de Antonio Gamoneda. De la fotografía de portada: Manuel Gil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.