Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 27 de abril de 2014

En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis (6): 1 poema de Fran Nuño & otro de Carmen Ramos:

Mañana, en Sevilla, una nueva presentación de la antología En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. Te dejo con un poema de Fran Nuño y con otro de Carmen Ramos:


ASÍ HOY

Así hoy.

Como si,
sin pausa alguna,
te pisotearan la mano
con la que únicamente
te sujetas a aquello
por donde una vez
pudiste incluso caminar.

Así hoy.

Como si te empujaran
a ese abismo
del que en un tiempo
ni siquiera supiste
en qué lugar se hallaba.

Así hoy.

Como si te gritaran a la cara,
con voces imperiosas,
todas tus debilidades,
esas mismas que ayer
conseguiste sortear.

Así hoy.
Así todos los días.


Fran Nuño.




ALGUNAS CUESTIONES IMPORTANTES

¿Por qué lo llaman amor cuando
quieren decir sexo?

¿Por qué lo llaman amor cuando
quieren decir estafa?

¿Por qué lo llaman contrato
cuando quieren decir explotación?

¿Por qué lo llaman paridad cuando
quieren decir trampa?

¿Por qué lo llaman presunto cuando
quieren decir ladrón?

¿Por qué lo llaman política cuando
quieren decir mercado?

¿Por qué lo llaman inmigrante cuando
quieren decir enemigo?

¿Por qué lo llaman Tratado cuando
quieren decir G-20?

¿Por qué nos llaman locos cuando
quieren decir sensatos?

¿Por qué lo llamamos invierno cuando
queremos decir tristeza?

¿Por qué lo llamamos amor?


Carmen Ramos.


Varios Autores. En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. Bartleby Editores, 2º edición, 2014. Prólogo de Antonio Gamoneda. De la fotografía de portada: Manuel Gil.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.