Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 11 de abril de 2014

David Trashumante: El amor de los peces (y 2): en Logroño:

Y mañana, Trashumante, con El amor de los peces, estará en la librería La Plaquette, en Logroñoa las ocho de la tarde. Te dejo con otros dos poemas de este libro:



APNEA

Tan largo fue aquel beso, tanto
tuve que aguantar la respiración,
que cuando me quise dar cuenta
ya no pude volver a la superficie.




EL AMOR DE LOS PECES

Nadamos en el amor
resbalando unos contra otros
sin apenas vernos: ojos fijos,
escurridizas escamas,
repetidos remolinos de agua
girando en las aletas.

Lomos plateados que destellan
colores antiguos, cardúmenes como nubes que van
y vienen atormentados sin saber
que flotan dentro
del agua caída de sus propias tormentas.

Para escucharse no hay silencio
más puro que el acuático.

Tanta inmensidad para la danza de los errantes,
rendidos a donde nos lleve la corriente,
al amor mecidos de las mareas.

Amar como los peces es olvidar
el amor a cada instante
y a cada instante descubrirlo de nuevo.

Peces amando peces
incesantemente.

Cuando lloramos, lo hacemos ya
dentro de un océano salado de lagrimas.

Cuando reímos
cataratas de agua dulce a carcajadas
se derraman por nuestra garganta.

Somos a veces tiburón, otras pez morena,
cuando no pulpo, mas siempre somos
ballena que nadará para amar hasta que el mar
sea tan solo vapor amor
que de nuevo
se llueva sobre el mundo.



David Trashumante. El amor de los peces. Ediciones Unaria, marzo 2014. Poemas e ilustraciones: David Trashumante. Prólogo: Ana Pérez Cañamares. Epílogo: José María Cumbreño.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.