Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 26 de abril de 2014

Adrián Perez Castillo: La luz del abismo (y 2):



VEO AL HOMBRE

Veo al hombre que orina su fracaso,
al hombre que amanece en las aceras
eyaculando la amargura
sobre los pervertidos adoquines
empapados de vómitos;
se resbala en un menstruo de desgracias,
y absorbe el llanto de los perros
como si fuese vino rancio.
Maldice su desdicha,
maldice los recuerdos que le oprimen,
y tapona con sal las llagas
de los días sin sombra.
Camina comoo un sueño derrotado,
como una cruz besada por la niebla
hacia el fatal destino del origen
donde yace su vida,
usada como el coño de las putas.



Adrián Perez Castillo. La luz del abismo. Ediciones del 4 de agosto, Colección Planeta Clandestino, agosto 2013. Noticia: Enrique Cabezón. Ilustración: Miguel Angel García.


2 comentarios:

  1. "...hacia el fatal destino del origen
    donde yace su vida,
    usada como el coño de las putas."

    Vaticino un gran descubrimiento en Adrián Perez Castillo. Enorme poema.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Alejandro, enorme poema. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.