Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 29 de marzo de 2014

Vasyl Holoborodko: Un poema:




Quería ser persona

Para no tener que bailar -se amputó una pierna
(dejó de visitar hasta a los amigos),

para no combatir y gesticular indecencias -se arrancó los dedos
(hasta era incapaz de pelar una manzana),

para no oír palabras obscenas -se extrajo las orejas
(también dejó de oír las bellas),

para que no le tildasen de narigudo -se torció la nariz
(y le quedó chata),

para no ver a los sapos -se pinchó los ojos
(las rosas ya no pudo contemplar),

para que no se le escapase alguna incoherencia - se cortó la lengua
(no tuvo tampoco más palabras gentiles para su amada).

Cada día llevaba a cabo
alguna operación plástica sobre su cuerpo,
para parecerse a otros, a todos.



Vasyl Holoborodko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.