Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 10 de marzo de 2014

Palabra de Ignacio Escuín:

Esta mañana, gambeando por la red, me encontré con un artículo de Ignacio Escuín en la revista voluntas, en el que hacía un repaso por los libros que a su juicio más le habían gustado del pasado 2013. Entre ellos, tiene unas palabras, que le agradezco de veras, sobre mi poemario No hay tiempo para libros, 2º edición ampliada (17 poemas + 1 relato), y que voy a reproducir aquí, junto a un poema de este libro, publicado en la Editorial Origami, en cuya web ya está a la venta mi nuevo libro, El lenguaje de los puños. Antología crítica de la poesía de David González, a un precio asequible además: 12 euros. Pero antes, por si quieres leer el artículo entero aquí te dejo con el enlace:



COMPRÉ TAMBIÉN No hay tiempo para libros y fue estupendo encontrarme con un David semejante al del libro citado, o a aquel que me volvió loco, y cambió mi concepto sobre la poesía, en Ley de vida (DVD Ediciones). Y a pesar del exceso de citas (algo que David ya había hecho en la interesante antología El amor ya no es contemporáneo, editada por Baile del Sol), esta vez situadas al final de los poemas, los poemas son, como casi siempre lo han sido, intransferibles, es decir, con esa voz y ese formato (incrementado ahora por el uso de los dos puntos de forma particular) que tan reconocible es para sus seguidores y tan peculiar que aquellos que lleguen a un libro suyo por primera vez. Su poesía sigue donde estaba, en el filo del realismo más brutal y eso que él ha denominado "poesía de no ficción", y es tierna y desbocada, y es un torrente de palabras y a veces es una voz que se silencia dejando hablar a otros, dejando que el aliento del lector complete el poema. Y está ese poema que titula poética: "escribo a mano / igual que si cavase / mi propia tumba:", con la cita de Louis-Ferdinand Céline "Si no se pone la piel sobre la mesa, no se consigue nada:", que es una definición precisa de lo que representa para David González la poesía, su manera de entender la vida o, como en el caso de Vicente Muñoz, acaso sean lo mismo.


Gracias, Nacho, repito. Nos vemos... Y ya te dejo con un breve poemita de este libro:



      COSECHA

      siembro poesía

y    cosecho granizo:

      las hojas caen:


      era tiempo de cosecha:
       jack kerouac



David González. No hay tiempo para libros (17 poemas + 1 relato inéditos). Editorial Origami, 2012, 2013. Prólogo de Ainhoa Sáenz de Zaitegui. Fotografía portada: Julia D. Velázquez.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.