Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 21 de marzo de 2014

José Ángel Barrueco: Te escribiré una novela: 2º Edición (1):

Estos son días felices. Muchos escritores a los que leo desde hace años editan o reeditan libro estos días, estas semanas. Entre ellos, José Ángel Barrueco, al que la Editorial Origami reedita su novela corta Te escribiré una novela. Una gran noticia esta segunda edición. Se supone que hoy, 21 de marzo, es el Día Mundial de la Poesía; pero es que eso es esta narración corta: un poema. Un gran poema. Una historia de amor y desamor que cuenta con otros ingredientes que no voy a desvelar. Pero sobre todo, a mi entender, esta narración es un canto a la escritura, a la literatura. Como cura. Como forma de afrontar y superar los problemas, sean del tipo que sean. Una historia narrada de manera impecable. De la que te dejo con un par de pasajes, debajo de la cubierta.




    Te escribiré una novela. Era la primera frase del libro.
   Luego me lancé a desenterrar mis sentimientos, los que guardaba, puros y relucientes, bajo las ascuas del pecho. Quería exhumar toda aquella fenomenología de palabras y frases y usarlas como un hacha del amor. Quería trastornar todo su mundo de inocencia con un arsenal de adjetivos y verbos que construyesen un universo en torno a ella. De ella. A partir de ella.



    Por la taberna comenzaron a cruzar tipos armados hasta los dientes de soledad y abandono. Todos ellos presentaban caretos en los que el tiempo y la miseria moral había esculpido a su antojo, dejándome a la vista una legión de cadáveres llenos de encías medio podridas, bolsas enfermas de insomnio y de fealdad, narices como castillos ruinosos, orejas mugrientas en las que parecían haberse refugiado los murciélagos, pómulos y mejillas infartados por el susto de topar con un vampiro, bigotazos grandes como buques fúnebres, tripas kilométricas y desmesuradas y por cuyas superficies ella y yo podríamos haber caminado con temor al cansancio, manos de cíclope y de ogro con un refuerzo de uñas embestidas por el acoso de la mugre y el cansancio de la vida cuando es dura y tiene visos de cuchillo.



José Ángel Barrueco. Te escribiré una novela. Editorial Origami, febrero de 2012 y marzo de 2014. Prólogo de Esteban Gutiérrez Gómez. Portada de Óscar Cardeñosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.