Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 3 de marzo de 2014

El lenguaje de los puños (Antología crítica de la poesía de David González), 3: Más razones & Un poema:

Pienso que si tuviese que ganarme la vida como vendedor me iría todavía peor que como poeta. Por algún motivo que desconozco, siento una profunda aversión hacia la publicidad. Pero bueno, a ver si se me ocurre alguna razón más para convencerte de que te hagas con un ejemplar de esta antología. Sigamos, a saltos, con el prólogo de José Ángel Barrueco, que para eso se lo ha currado: Se facilita el acceso a las palabras de personas de reconocido prestigio y trayectoria. Nombres que iré facilitando en su momento, cuando salga el libro. Es un placer leer sus análisis, saber qué opinaban cuando salieron los primeros libros del poeta asturiano, discernir en qué puntos pudieron equivocarse, hasta dónde acertaron. En este sentido, yo he encontrado varias frases dignas del subrayado. Damos un pequeño salto, pues tampoco quiero desvelar el prólogo entero y: Hay un tercer apartado, que se añade al final de cada volumen: el titulado "Otros estudios críticos", donde se recopilan no solo análisis sobre la bibliografía de David y las antologías en que ha participado, sino que abarca textos generacionales, prólogos de sus libros, artículos sobre él o incluso algunas rarezas, como una carta de... Este apartado del que habla José Ángel Barrueco, sitúa de algún modo mi poesía en el contexto de la poesía contemporánea española e incluye textos generacionales que  pueden ser del interés de los lectores, tanto a los que les guste mi poesía como a los que no, pues dan una idea en profundidad de algunos de los caminos por los que transita la poesía española contemporánea. Y por ahora, vale. Cuando salga el libro, esta semana espero, más. Hasta entonces te dejo con otro poema, debajo de la significativa y llamativa cubierta de Julia D. Velázquez:




      BERLÍN

      Hay dos bares,
y    enfrente de cada bar
      un muro.

      En uno se apalancan
      estudiantes que piran clase,
      delincuentes comunes,
      jóvenes radicales,
      algún que otro yonqui.

      En el otro se sientan
      estudiantes universitarios,
      licenciados, deportistas
y    matrimonios con sus hijos.

      A veces paso por allí,
      pero nunca me quedo 
      a tomar nada.
      Aún no he decidido
      en cuál de los dos muros

      me tengo
      que sentar.



Varios Autores. El lenguaje de los puños (Antología crítica de la poesía de David González). Editorial Origami, marzo de 2014. Edición y prólogo de José Ángel Barrueco. Diseño de cubierta: Julia D. Velázquez.


Sobre el concurso: Gracias a los que habéis participado. Siento que ninguno haya acertado la respuesta correcta. Ya dije que era difícil. De todos modos, no creí que en estos tiempos de buscadores cibernéticos lo fuera tanto. En cualquier caso, el concurso sigue abierto.


Y ahora, quiero dar las gracias también a estos cuatro blogs por la cancha que le dan a esta antología:




               

                                              A los cuatro: Muchas Gracias.


2 comentarios:

  1. Estimado amigo, la poesía nunca fue fácil, ¿verdad? Está hecha de trabajo duro, sudor e insomnio. Yo creo que es una manera de interpretar el propio mundo y eso es harto complejo a veces. La inspiración fácil no existe. En esto no existe la genialidad (un concepto en sí absurdo e irritante, por falso). Interpretar nuestras señales y las de nuestro entorno es algo que vamos construyendo día a día, con esfuerzo, como hormigas. Vivir de la poesía, imposible. Los editores necesitan pelotazos editoriales que vendan para que les cuadren las cuentas (cosa bien comprensible, por otro lado). Por todo ello... qué bien esta antología. Que alguien haya decidido analizar tu obra con seriedad merece un aplauso. Es absolutamente necesario un análisis objetivo, no teñido ni por la amistad ni por el agasajo celebratorio sin sentido. Esto hace un daño irreparable al escritor, que pierde así contacto con la realidad, y que cree equivocada y ridículamente no que da un sentido más puro a las palabras de la tribu, que diría Mallarmé, sino que es su portaestandarte, y que está imbuido de un poder casi sobrenatural. Odio la manera en que estos poetas se pervierten por la adulación descriteriada. Cómo se adormece la potencia poética cuando quien la recibe se conforma con tan poco.
    Me resulta muy simpático oírte decir que no se te ha dado nunca bien hacerte publicidad. Eso te honra, en este tiempo en el que el automarketing linda ya con lo obsceno. Y si no, mira facebook, el twitter, los weblogs. De lo que esta audiencia de poco criterio, dispuesta a aplaudir TODO sin cribar NADA está haciendo con poetas otrora interesantes muy ocupados/as ahora en contarnos queramos o no, quién le referencia en la red y qué dicen de él, entrando en un rizoma completamente ridículo, aunque eso les haga exponencialmente más conocidos. Qué daño hace ese aplauso tan poco selectivo, cómo convierte a algunos/as en placenteras madres abadesas de una comunidad que celebra babeando cualquier comentario memo, porque los poetas también hacen muchos comentarios memos. Y narcisistas. En fin. Espero que dado que tu poesía me gusta, no caigas en esos cantos de sirena tan empachosos que hacen perder el norte a más de un@. Que haya una línea de responsabilidad moral entre lo que se publica y luego se va dejando caer por aquí y por allá en la red, cuando emerge inconscientemente nuestro yo, es obligatorio. Lo contrario es trampa. Y decepcionante. Yo estoy muy decepcionada.
    Gracias por tu poesía.

    ResponderEliminar
  2. Realmente estoy de acuerdo contigo en todo. La poesía es trabajo duro, sudor e insomnio, pero también inspiración. Los editores, cierto, necesitan pelotazos editoriales y es comprensible: ellos también tienen que vivir y sobre todo ganar dinero para poder editar a más poetas. Sobre esta antología: en realidad son los discursos sobre mi poesía que se hicieron en su día, cuando salieron mis poemarios, los que hemos incorporado al libro. Ya contaré más sobre el tema. Lo peor del amiguismo en poesía se lo lleva el posible lector al que le venden gato por liebre. Yo soy de la idea de que a los lectores no se les debe engañar. En mi blog, por ejemplo, hay poesía yo creo de casi todas las corrientes poéticas, y que sean los posibles lectores los que decidan. Sobre la publicidad, jajaja: la detesto realmente. Siempre que ofrezco uno de mis libros tengo la impresión de estar casi obligando a los lectores, sobre todo a los colegas, a que compren mi libro. Y eso no me mola. Ese trabajo de promoción tendrían que hacerlo otros. Pero entiendo que también hay que echarle un cable a la editorial que te edita el libro, en especial si es una editorial con pocos medios. Pero si de algo puedes estar segura es de esto: aunque nunca se puede decir de este agua no beberé, estoy casi fijo de que no caeré en esos cantos de sirena, no porque no sea, quizá, tan engreído como otros poetas, sino porque soy plenamente consicente de que los cantos de sirena perjudicarían a mi propia literatura. Y termino diciéndote: gracias a ti por leer mi poesía. Y decirte que entiendo tu decepción, yo también lo estoy, decepcionado, pero no hay que consentir que la decepción se apodere de uno. Abrazos fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.