Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 19 de marzo de 2014

Alexander Drake: Ocho relatos de boxeo: Presentación:

Mañana, día 20, es día de presentaciones. Alexander Drake presenta su libro Ocho relatos de boxeo en la Fnac de San Sebastián. A las siete de la tarde.


Durante la presentación del libro se proyectará el mítico combate entre George Foreman y Muhammad Alí en 1974:



CUANDO peleaba un boxeador blanco contra otro negro la elección era sencilla: apuesta SIEMPRE por el negro. Era casi imposible que pudieras equivocarte. ¿Pero qué pasaba cuando uno era negro y el otro un mejicano loco? Estos tipos estaban hechos de una pasta distinta. Eran inmunes al dolor y al agotamiento. Habían nacido para morir peleando, y Rodríguez era un buen ejemplo de ello. Sonó la campana. Los dos boxeadores se aproximaron al centro del cuadrilátero. Ambos se odiaban. Cada cual era el fiel reflejo del otro y ninguno se gustaba a sí mismo. Los dos habían crecido en las calles, sin familia, pobres como ratas; la droga y la delincuencia siempre a su alrededor. El boxeo era su única esperanza para salir del fango. Pero uno tenía que ser el mejor para conseguir su meta. Era un camino duro. No había segundas oportunidades. Aquí la gente peleaba de verdad. Peleaba por su vida.



Alexander Drake. Ocho relatos de boxeo. Ediciones Lupercalia, febrero de 2014. De la ilustración de cubierta: Enrique Cabezón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.