Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 17 de marzo de 2014

Álex Portero: La próxima tormenta (1):

La próxima tormenta es un potentísimo poemario de Álex Portero, para el que he escrito un breve epílogo. Cuando me haga con un ejemplar, volveré sobre él. Ahora te dejo con la cubierta y debajo con uno de los poemas. Este poemario, editado por Origami, ya se encuentra a la venta. 



APOCALIPSIS

Ha llegado el fin del mundo a tu piel y estabas durmiendo.
No hay eclipse que te oculte de las maquinaciones del cosmos,
queda exponerse y dejar que la desnudez sea el réquiem.
A ti, Osa Mayor, te corresponde cerrar la puerta
y encender la última hoguera,
los pájaros se marcharon al amanecer
rumbo a la inmensidad negra
más allá de las galaxias finales,
creyendo que allí estaba el sur que nunca encontraron,
no te molestes en buscar su canto con el gesto,
siempre, significa siempre.
Crecen las fauces a nuestro alrededor,
lobos negros que han esperado pacientes su momento,
que lo merecen tras una eternidad famélica.
la madre de todas las pesadillas me besó en la frente antes de marcharse,
y se hizo el silencio por primera vez en mi cabeza.
Tiéndete de nuevo,
sigue durmiendo,
acércate a las brasas que alumbran la inmensidad,
disfruta del último cielo mientras caes en brazos de la nada.
Somos el último templo al que acudir,
me acojo a sagrado en tu entrepierna mientras se desmorona la creación,
te miro y eres gigante,
busco la absolución en ti,
el aliento en ti,
el hogar en ti,
la música en ti,
el dolor en ti,
la última explicación antes de abandonarlo todo.



Álex Portero. La próxima tormenta. Editorial Origami, 2014. Prólogo de José Ángel Barrueco. Epílogo de David González.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.