Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 6 de febrero de 2014

Poétikas: Aurora Pintado + Layla Martínez + Luis Miguel Rabanal:

Mañana, viernes, 7 de febrero, tendrá lugar la Jornada IX del Ciclo de poesía contemporánea Poétikas, que coordina el poeta Gsús Bonilla. Tendrá lugar en La esquina del zorro, con las voces de Aurora Pintado, Layla Martínez y Luis Miguel Rabanal. Te dejo con un poema de cada uno.


el diablo es una repisa torcida
cargada de botes de cremas
un despojo de horizontalidad
sostén de mentiras líquidas

en vez de entregar la lengua por tan poco
extiende esta mezcla sobre tu sueño
y empieza a olvidar las palabras
que no volvieron nunca a casa

blanqueador dental para la tristeza de la tarde
peaje simbólico de los justos
en el infierno nunca pasarás frío

Aurora Pintado


Qué dirían de mí
los enanos
de dientes crueles
y uñas diminutas
que encerré
en el sótano.

Yo solo quería
un cuerpecito deforme
para poder abrazarlo.

¿No lo ves?
Trágatelo todo.

Layla Martínez








































PROTOCOLO 13 dd

Es la voz que flaquea y amortigua
chasquidos. La que sobrevivió
amenazando al responsable
arbitrario de los hechos.

Quien se encargaba de la dicha
nos hacía una seña.
Nos colmó de pústulas.
En el corredor era imperativo reír
con la máscara del torpe.

Ella jamás abandonaría
el cuarto, perderá para siempre
el apetito y la vergüenza
y eso que designan sin timidez
coraje. Ella jamás despertó
del sueño desatinado de los justos.

Los nuevos hermanos, la leche
del hervidor que se escapa, niños
pálidos al ver a los lobos
cruzar esa senda.

La carne que se corrompe
al amanecer, la carne
que se corrompe sin algarabía,
dulcemente
casi.

Luis Miguel Rabanal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.