Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 21 de febrero de 2014

La Galería del Caos, 30: Andrés Ramón Pérez Blanco, el Kebran:

Mañana será un día muy especial para mi hermano Andrés Ramón Pérez Blanco, más conocido con el sobrenombre de El Kebran, de Kebrantaversos (todavía recuerdo el día en que un editor, muy buena gente, lo presentó como El Kebrantahuesos). Espero que disfrute de su día, que si alguien se lo merece, y esto no es hablar por hablar, es él. Así que no hay mejor ocasión que esta para postear el retrato que, en su día, le hizo otro colega, Ángel González González:

Andrés Ramón Pérez Blanco, por Ángel González González.


LAS NOCHES DE LOS MUERTOS VIVIENTES

Para H, quien, posiblemente, nunca lea esto.

Mi cerebro está licuado desde entonces. La vida era eso y no una mala parábola de cualquier profeta. Te debo el conocimiento de la verdad. El descubrimiento de la Luna.
Esas noches decidí aventurarme contigo: Atravesamos pasos de cebra, bañamos en alcohol nuestros cuerpos, nos fumamos las estrellas y nos comimos la felicidad. En la falsa sordidez de aquel parque abarrotado de muertos vivientes practicamos coitos increíbles con meretrices desechables (¿O eran princesas?).
Fue la época del neón y el sudor, de creernos coyotes aullando al satélite que nos insuflaba la vida.
Lo bueno,, breve. Así fue. El sol nos golpeó de repente. El camino se bifurcó y ahora sé que tú tienes una vida y yo sigo buscando el sentido a la gran mentira en la que todos estamos sumergidos.
Recuerdo la despedida. Me estaba, de nuevo, convirtiendo en zombi mientras a ti te la chupaba un venezolano (¿O era una princesa?).


Andrés Ramón Pérez Blanco, el Kebran.



1 comentario:

  1. ESTA HISTO´RIA ES VERÍDICA, HERMANO. GRACIAS POR PUBLICARLA, AL FIN. LO PONDREMOS TAMBIÉN POR MI BLOG. GRACIAS TAMBIÉN A ÁNGEL POR EL RETRATO DE PRETÉRITAS ÉPOCAS. KEBRAN

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.