Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 22 de febrero de 2014

Felipe Zapico Alonso: Cosas Tour, 2ª Parte: Valencia:

Un claro ejemplo, este poeta, Felipe Zapico Alonso, de poeta en la carretera. Me hace pensar, no sé por qué, en Vachel Lindsay, aunque sus poéticas sean muy distintas. Pero me hace pensar en él. Bueno, al grano: esta misma tarde, en Valencia, primera presentación de la 2º edición de su poemario Cosas (enhorabuena, tío), y mañana, día 23, la segunda:



Calle
calle mojada por mangueras matinales
se suben las trapas
se abren las puertas
se apagan los faroles
personas presurosas avanzan
en toda dirección
repartidores presurosos
trabajan con deseosa desgana
comerciantes presurosos
preparan sus mercancías
compradores presurosos
arrastran a sus niños
pues deben recibir una adecuada educación.
Un hombre solitario
y con cara de persona
vaga por un extremo de la calle
y observa
lo observa todo
se para
se detiene
vuelve a andar
regresa sobre sus pasos
avanza curioso
silba
deja la calle
de las puertas de los comercios
surgen las cabezas que le espían
y se menean
conmiserativamente.


Felipe Zapico Alonso. Cosas. Zoográfico, 2014, 2ª edición. Ilustraciones: Casilda García Archilla. Epílogo: Teresa Naranjo Pérez. Fotografías: Julia D. Velázquez, Jr. Vega, Zapico, Paco Pimienta y Santos Perandones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.