Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 16 de febrero de 2014

Christine Angot: Una semana de vacaciones:

Esta novela de Christine Angot, Una semana de vacaciones, da comienzo con una mamada, y sigue por esos derroteros, mamadas, pajas, vaselina, durante las 102 páginas que dura esta historia. Eso sí. El lenguaje es aséptico. Nada de palabrotas como polla, coño, tetas, etcétera. No. Es todo muy fino. Y según parece, muy escandaloso. Como si hubiésemos retrocedido, de nuevo, a los tiempos de El último tango en París. Patético que todavía estemos así. O quizá el escándalo que ha levantado esta novela se deba a que la relación de esta historia tiene como protagonistas a un adulto (un intelectual casado y con varias amantes), y a una menor, una cría que todavía va al colegio. No lo sé. Te dejo con un pasaje:





 (...) A veces le reprocha que tenga la boca un poco demasiado pequeña. No se lo reprocha, pero le sorprende, lo lamenta. Le dice que es extraño, le pide que haga un esfuerzo, sobre todo que no utilice los dientes, que las mujeres siempre creen que es excitante que te mordisqueen, pero no lo es. Mientras ella hace lo que le pide, él sonríe, recupera las gafas, que había dejado sobre el portarrollos, se las pone para captar mejor la escena que se desarrolla ante sus ojos, entre las rodillas separadas, se las ajusta sobre la nariz, a fin de no perderse detalle de los labios que aprietan el gollete de la botella, antes de tragarla aún más, con naturalidad, sin demasiado esfuerzo aparente, sin deformar las mejillas, pero de todos modos hasta sofocarse en su afán de llegar lo más lejos posible como él le pide, sin utilizar los dientes.


Christine Angot. Una semana de vacaciones. Editorial Anagrama, febrero 2014. Ilustración: Fotografía de Maria Jou Sol.


En las 102 páginas de Una semana de vacaciones, El exterminador de E-rratas, se ha ido de vacío.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.