Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 22 de enero de 2014

William Wantling: Sin que reclamemos:

De William Wantling me regalaron hace años una primera edición de su poemario The Awakening con el autógrafo de su autor, un ejemplar que ocupa un lugar de privilegio en mi biblioteca. Resulta que por esas cosas de la vida, no recuerdo ya la circunstancias, Luis Ingelmo me hizo llego llegar su traducción al castellano de ese libro (gracias, tío) y que, como es natural, ocupa otro lugar de privilegio en mis archivos. La recupero esta mañana para subir un poema de este poeta prácticamente desconocido que, según parece, combatió en Vietnam, estuvo cinco años en San Quintín y que, durante un tiempo, fue muy colega del viejo Bukowski, aunque su amistad terminase como el rosario de la aurora, con el suicidio de Wantling y apenas tres meses después con un extraño episodio en el que, según algunos, el viejo Bukowski violó a la viuda de William Wantling. En fin, lo que importa es la poesía, como este poema sobre la guerra de Vietnam:


SIN QUE RECLAMEMOS

sin que reclamemos
una inocencia imposible
debo decirte cómo
en medio de la multitud
con toda calma tiramos de las argollas
de seis granadas
mascullando una explicación
que ni nosotros mismos nos creíamos
& soltamos las espoletas
un nudo en la garganta


William Wantling
Traducción de Luis Ingelmo

                 Sitio Web de la Imagen




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.