Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 5 de enero de 2014

La Galería del Caos, 6: Javier Belinchón:



  Javier Belinchón, por Ángel González González


[LO DEJO EN TUS MANOS]

Lo dejo en tus manos.

Quizá haya sido un desengaño,, una discusión,
un problema que no esperabas,
una decepción que te has llevado con alguien.
Quizá te dé miedo el futuro,
cortar por lo sano con algo
o enfrentarte a ti mismo.
No lo sé.
El caso es que tienes unas ganas terribles
de acurrucarte en un rincón,
de meterte bajo las sábanas o
bajo las faldas de mamá,

de llorar hasta perder el conocimiento.

Desearías estar muerto. Desearías que la vida
se detuviese a mirarte, a consolarte, a darte
las claves para salir del bache. Ahí, en tu rincón,
donde permaneces inmóvil, a merced de tus miedos y
tu angustia.

Pero, lo siento, la vida no va a pararse
por ti. Le sudas la polla. No va a ir a buscarte, ni te va a
llevar de la mano a ningún sitio.

No te debe nada y,
aunque te lo debiese,
no iba a dártelo.

Tienes que arrancárselo
tú mismo
de las manos.

Si no, no hay forma.

Es verdad, no pasa nada por llorar de vez en cuando,
pero lo que es aceptable es
que llores adrede,
que utilices el llanto como excusa para no ponerte de pie,
para no hacer ni el intento.

De acuerdo, no voy a insistirte,
si así lo quieres, puedes quedarte acurrucado
en un rincón gimoteando, o bajo las faldas de mamá
hasta que pase el chaparrón.
Todos lo hemos hecho alguna vez;
aunque te digo también que todos, al final,
nos vemos obligados a reconocer
que no sirvió para nada.

Tú sabrás lo que haces:
si cavar tu tumba por adelantado o
soltar la pala y coger a la vida
por sorpresa
antes de que decida meterte bajo tierra.

Lo dejo en tus manos.


Javier Belinchón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.