Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 27 de enero de 2014

La Galería del Caos, 21: Carlos Salem:


Carlos Salem, por Ángel González González


RAYOS X

Esta es la historia de un niño gilipollas que soñaba con tener una visión de Rayos X para ver las bragas de las niñas, y se pasaba horas frente a una cómoda, mirando fijamente los cajones cerrados. Se creía a medias los cómics de súper héroes. No soñaba con volar, le importaba un carajo ser invulnerable, la visión de calor le parecía un truco barato, y lo de la súper fuerza le sonaba a impotencia de soldado. Él quería ver bajo los vestidos, frenar a tiempo para no enredarse en esqueletos, y conocer los tesoros que ocultaba su padre en los cajones de la cómoda que cerraba con llave.
El niño pelotudo fue creciendo, con los ojos entornados. Usa gafas desde hace más de veinte años, ya sabe que lo de Supermán era propaganda americana, un traje con los colores de una bandera ajena, como todas. Procura no mirar fijamente y de cintura para abajo cuando se acerca una muchacha. Y algunas veces lo consigue.
Pero cuando nadie lo ve, se sienta frente a una cómoda con los cajones cerrados e intenta atravesarlos con la visión de Rayos X que tenía cuando sólo era un nene boludito que empezaba a escalar por la pendiente de las dudas, en busca de varias certezas y una miopía.
Como no lo consigue, se emborracha con licor de kriptonita, rompe las viejas fotos de Lois y queda en el bar de siempre con la Mujer Maravilla, que le hace creer que acierta cuando él adivina el color de sus bragas.
Luego se van sin pagar, volando juntos.


Carlos Salem.


2 comentarios:

  1. Gracias por la mención y por el retrato, tío! A ver cuándo unas birras por Gijón o Madrid

    ResponderEliminar
  2. Nada, Carlos, tío. El retrato te lo hizo Ángel González González. Y lo de las birras está hecho. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.