Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 21 de enero de 2014

Baptiste Bleu: 15 imágenes de Joanna en Varsovia (1):

No conozco a Baptiste Bleu. Pero sí conozco, y desde hace tiempo, su cuaderno de bitácora: Je est un autre. El caso es que hace unos días recibí su primer poemario: 15 imágenes de Joanna en Varsovia (gracias Jorge). Y ya de entrada me llevé una sorpresa: el prólogo lo ha escrito el poeta y narrador Vicente Muñoz Álvarez, así que citaré algunos párrafos de dicho prólogo, párrafos sobre este poemario con los que estoy de acuerdo. Por ejemplo: Sus poemas son densos y ambiguos, a menudo delirantes, caóticos e imprevisibles, llenos de imágenes y de matices y susceptibles de ser leídos e interpretados de diversas maneras. O este otro: También la temática de fondo que abordan, el amor visceral y arrebatado, tan universal como la propia poesía, aunque desarrollado aquí con una voz muy poco convencional. O para terminar: Personalmente tengo la sensación de estar escuchando un LP de 15 canciones con un hilo conductor común. Y así es. Porque este poemario tiene una buena banda sonora: Bob Dylan, Leonard Cohen y Nacho Vegas. Amén de citas del poeta Leopoldo María Panero. Por resumirlo, diría lo que le dije al propio Baptiste Bleu una vez terminé de leer este luminoso poemario: Si yo fuese Joanna, me sentiría orgullosa, más que orgullosa, de ser la protagonista y la musa de estos poemas. Lo mantengo. Pero además la Varsovia que nos enseña Baptiste es una ciudad, a mi juicio, mágica, una ciudad a la que uno le apetece ir nada más terminar la lectura de estos poemas. Y en cada poema, en cada imagen, vemos reflejado también al propio Baptiste Bleu. Y algo importante: cada poema funciona muy bien por sí mismo, pero en conjunción con el resto uno tiene la sensación de estar leyendo una historia de amor, un cuaderno de viaje... Y no digo más. O sí: No dejes de leerlo. Es un primer poemario que augura una voz poética con mucho futuro por delante.

Te dejo, en esta primera entrega, con un par de poemas:


Miré sus piernas

Por ellas crecían santos prometiendo el paraíso y un Dios
de verdad y supe que había dejado de ser el cadáver que
por las noches chupaba la sangre de los vivos porque en
esos muslos estaba el banquete del cuerpo y la sangre de
Cristo y yo podía alcanzarlos con las manos.




A Joanna no le gustan las zapatillas opina que son poco
femeninas le gustan los zapatos de tacón pero aquella
mañana se calzó las Converse All Star completamente
negras que le regalé el mismo día que nos fuimos a París
de fin de semana para celebrar que hacíamos dos años

Las que usa solo para hacer turismo

Turista en zapatillas

Turista de zapatillas

Caminamos toda la tarde por la Ciudad Vieja y creo que es
la parte que más me gusta de Varsovia

Joanna me contó que durante la Segunda Guerra Mundial
los nazis la redujeron a cenizas y que en la posguerra se
levantó de nuevo sobre su ruina tal y como era valiéndose
de fotografías antiguas y cuadros de Canaletto.


Baptiste Bleu. 15 imágenes de Joanna en Varsovia. Ediciones La Baragaña, 2013. Del prólogo: Vicente Muñoz Álvarez. De la ilustración de cubierta: Sebastià Bonet.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.