Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

sábado, 30 de noviembre de 2013

Donita Sparks & The Stellar Moments: Transmiticate:

Otro de los discos que he descargado últimamente es Transmiticate, de Donita Sparks & The Stellar Moments, del año 2008:


En el vídeo, Donita Sparks, la mítica voz y guitarra de las legendarias L7, interpreta este temazo: Curtains for Cathy:


Fèlix Montagut I Jaria: La Seu Vella, A Escaire I Cartabó:

Este es el libro que me regaló Magda, al finalizar mi lectura en el Institut Samuel Gili Gaya: La Seu Vella a Escaire I Cartabó, de Fèlix Montagut I Jaria. Se trata de un libro de dibujos sobre la Seu Vella, distintas vistas, perspectivas, de la Turó de la Seu Vella, de la que debajo de la portada verás 2 de estos dibujos, hechos con tinta, papel, escuadra y cartabón. Unos dibujos precisos y emotivos. Para disfrutarlos con calma. Puedo afirmar que la Turó de la Seu Vella es una torre imponente, que se ve desde casi todos los sitios de Lleida. Y en base a esto, afirmo también que Fèlix Montagut I Jaria lo borda con sus dibujos. Así pues, gracias a Magda por hacerme descubrir la obra de este artista al que no conocía, y gracias a Fèlix, no solo por sus dibujos, sino por su dedicatoria, con el dibujo de la Turó de la Seu Vella: Gràcies.




Turó de la Seu Vella. La porta dels Bernats.

Turó de la Seu Vella. Plaça dels Apòstols.



Espero que a pesar de la mala calidad de mi escáner, se pueda apreciar algo de la grandeza de estos dibujos de Fèlix Montagut I Jaria.



Lleida: Lectura en el Institut Samuel Gili Gaya: Crónica rápida, 1 poema y 4 fotografías:

El pasado miércoles, 27 de noviembre, Begoña y yo salimos de viaje hacia Lleida, donde al día siguiente tenía que recitar. No solo recitar. Hablar algo sobre los clásicos. Sobre por qué leerlos. Más de diez horas de viaje en tren. Como a menudo me suele suceder, una pareja de secretas, me pidió la documentación. Se la di. Luego me preguntaron a dónde iba. Les dije que le preguntaran al revisor. Que yo no tenía por qué decírselo. Entonces me exigieron mi billete. Tuve que dárselo. Finalmente, no pasó nada. Yo iba con un parche en el ojo derecho porque me entró algo en el ojo, se salió y me dejó una microscópica herida en la córnea, una úlcera se llama. Así que imagínate la movida. En Lleida nos estaba esperando Dolores, Dolores García, a la que desde aquí quiero darle las gracias por lo bien que nos trató, por lo buena anfitriona que fue. Una mujer realmente encantadora. Como sus colegas, las profesoras Carmen, Magda y Olga, con las que cenamos el día de nuestra llegada. Al día siguiente, a las once, la lectura. He de decir que me sentí genial durante toda la lectura. No sé, habría como 90 o 100 alumnos. Un público genial. Escucharon con suma atención cada uno de mis poemas y de mis palabras sobre los clásicos. Al final, después de una hora recitando, llegó el turno de preguntas y como siempre me sucede con este público no se cortaron un pelo al hacerme preguntas a las que traté de responder lo mejor que supe. Todavía pienso en una de esas preguntas, a raíz de mi poema Tango Azul

                                    ¿Y ahora eres feliz?

El caso es que los alumnos tenían clases a mediodía, pero la cosa se alargó hasta casi y media y eso porque vinieron a buscarles sus profesores. Al finalizar todo, tuve que firmar un montón de papeles, de dossiers y me saqué unas fotos con las alumnas. De las que os dejo unas muestras más abajo, no sin antes decirles a estos alumnos y  alumnas que les estoy muy, pero que muy agradecido, por ser un público tan atento e inteligente, y que espero les vaya a todos, todas, muy bien en los exámenes, en los que están inmersos. No terminó ahí la cosa: Magda me obsequió con un libro del que hablaré en otro post, Dolores me trajo los carteles que se habían puesto por todo el instituto y también un vaso para lápices de cerámica con la Catedral Vieja y su conocida la Turó de la Seu Vella. Unos detallazos a los que uno no está demasiado acostumbrado, la verdad, y que se agradecen, y te dan energías, fuerzas, para seguir en este difícil, duro e incomprendido mundo que es la escritura. Después, Dolores nos llevó a comer y nos obsequió, de su bolsillo, con una botella de vino tinto y unos dulces típicos de Lleida. Y luego todavía hay gente que dice que los catalanes son tacaños, pero lo cierto es que llevo demasiados años, desde crío, yendo por Cataluña y siempre me he encontrado con gente amable y generosa, que me trataron siempre como dios. Además, vencí otra de mis manías: comí caracoles. Y me gustaron. El viaje de vuelta fue un agobio total, se me hizo larguísimo, sobre todo, porque en las paradas yo me bajaba a dar unas caladas a un pitillo y enseguida el revisor o los vigilantes de seguridad de las vías se me echaban encima conminándome a que me subiera el tren y arrojara a las vías la colilla del truja. Lo mejor en estos casos es esto: Ni puto caso, o el justo. Además, cuando te vienen con ideas tan peregrinas como que no el humo sino el aroma del tabaco entra dentro del tren y molesta a los viajeros, y te dicen esto cuando está soplando un viento que arrasa con cualquier olor, hasta con el del pachuli. Y nada, lo dicho, con unas fotografías con las alumnas del Institut Samuel Gili Gaya, a las que les recuerdo que piensen en por qué hay tan pocas clásicas en la literatura, y por el medio con mi poema Tango Azul, escrito, si no recuerdo mal, en el 97 o 98:




    TANGO AZUL

    En una ocasión, la policía me tiroteó.
    La historia tiene su punto. Te la cuento.

    Nos ligaron en un coche robado,
    nos cercaron,
    nos mandaron bajarnos del buga
y  apoyar las manos en el maletero para
    cachearnos,
    esposarnos,
    llevarnos a comisaría. Era viernes.
    El sábado tenía pensado estrenar ropa
    para ir a la discoteca, todo maqueado,
    a vacilar con las chorlitos. No lo pensé
    dos veces, me di la vuelta y salí por pies.
    La esquina de la salvación estaba cerca.
    Uno de los maderos dijo, gritó:

    ¡Quieto ahí, hijo de puta, o te mato!

    Disparó.
    Me disparó a menos de cinco metros de distancia
y  falló. Escapé. Estrené mi ropa nueva. Vacilé.

    Sin embargo, lo importante no es esto.
    Lo importante es lo que yo siempre digo:

    debería haber acertado,

    debería haberme matado en ese mismo instante,

    cuando no le tenía miedo a la muerte,

    cuando todavía era

    feliz.





En resumen: Gracias a todos las personas que conocí en Lleida, en especial a Dolores y su esposo, un hombre realmente encantador, a Carmen, Olga y Magda, y por supuestísimo, como diría Ned Flanders, a los alumnos y alumnas del Institut Samuel Gili Gaya, pues fueron dos días realmente emocionantes, enriquecedores y literariamente hablando muy fructíferos. GRÀCIES.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Vomit (y 2): Un poema de Brittany Wallace y otro de Cassandra Troyan:

NO CREES EN LO QUE ESCRIBES

vivíamos cinco en una habitación
dejábamos que los psicólogos nos estudiaran por dinero
lo gastábamos en licor de malta y en el tabaco
de liar más barato que encontrábamos
no nos querían en el trabajo y nosotros
sólo nos queríamos el uno al otro
cada amigo y sus cuerpos desnudos
cubiertos de goterones de pintura del techo y de vino
gays y heteros bailando culo con culo
extraños vagando y vagando y vagando y
ya nada era sorprendente ni vergonzoso
y luego el peso del tiempo, y luego su muerte a solas
y el tiempo y el tiempo y el tiempo y
hemos crecido, sabes que hemos crecido
con el xanax y el wellbutrin
el zoloft y el klonopin
el lexapro y el adderall
nos gastamos los vales de comida en el súper de whole foods
aprendimos a cocinar y a hacer yoga
ya no nos enteramos cuando el alargador
se rompe ni del sonido de tu cuerpo contra el suelo
somos cáscaras somos cáscaras somos cáscaras
y sabes que todos compartimos la misma sombra

Brittany Wallace




TODOS LOS NIÑOS SE FUERON A CASA /
LOS HOMBRES SON TODOS BARBUDOS

Cuando 1.000 pájaros muertos caen del cielo,
no hay donde guarecerse
no hay enclave
en este que la jodan
en su mentalidad, en esta
conspiración visceral de disidentes.

Nosotros, los mutilados.
Nosotros, el hombre que se inclina
con el sombrero arrugado
en la mano, pregunta:
¿qué?
Se levanta,
aguarda.

Pero hay fruta.
Y tenemos manos.
Venga.
¿Lo ves?
Y él puede alzar la vista y suspirar, ¡es tan bonito!
Y decir, sí, ya lo veo, ¿pero qué quiere decir?

El dolor nos vuelve sentimentales.


Varios autores. Vomit. Antología de Poesía Joven Norteamericana. El Gaviero Ediciones, julio de 2013. Edición bilingüe. Prólogo y selección de Luna Miguel.


jueves, 28 de noviembre de 2013

Alicia Es. Martínez Juan: No se le miran las bragas a la muerte (1):

No se le miran las bragas a la muerte, es el segundo poemario de Alicia Es. Martínez Juan, conocida también por su faceta de agitadora cultural en Valencia primero y en Toledo ahora,  para el que he escrito unas palabras a modo de prólogo, Una vida nueva, así que lo mejor es que las leas, aunque antes, un poema que me gusta mucho:


[ HE VISTO CIUDADES]

He visto ciudades
sucumbir ante el avance del musgo,
balcones mancillar la pureza de la piedra.
He visto banderas inclinadas ante el viento.

He visto ciudades
vivir al margen de sus habitantes,
a pesar de sus habitantes
y elevarse hasta fluir en el cielo
suicidando a sus vecinos
por las alcantarillas.

Ciudades de hormigón armado
aplastadas bajo el puño de la bestia.

He visto hombres
claros
sobreviviendo sobre un bordillo
con un termo de café y la espalda aún al cinto.


Y a mujeres caminar
sin bajar la mirada
por una playa de trigo.




  UNA VIDA NUEVA

  Uno tiene la impresión, al menos yo la tengo, vívida impresión, tras la lectura, más que provechosa, de este segundo y doloroso y esperado libro de lúcidos, comprometidos e inquietantes poemas, por momentos devastadores, de que Alicia Es. Martínez, su autora, una autora que escribe desde la preocupación social, el compromiso político y los valores éticos y morales de la llamada Poesía de la conciencia crítica, no solo se escribe y nos escribe desde las más íntimas profundidades de su ser, desde las mismísimas entrañas, como queda ya de manifiesto en el poderoso verso de apertura:

  Escribo desde el útero: tengo una vida ahí dentro

  sino que, sin apenas referencias biográficas, las justas en todo caso, y valiéndose de esa escritura visceral, de palabra cercana a lo coloquial, pero que no por eso renuncia a cierto grado de hermetismo, como tampoco al gusto por la sentencia filosófica: La montaña calla / reivindica su altura / con silencio, y algún que otro guiño a la tradición romántica de nuestra poesía, y pienso en el Bécquer más lóbrego y sombrío, Alicia Es. Martínez, con trazo firme y tintes negros, no solo se dibuja y nos dibuja el paisaje claramente desolador de una sociedad en crisis, esta nuestra por desgracia, una sociedad en estado de guerra permanente con los ciudadanos que tratan de formar parte de ella, es especial con los más débiles, sino que, al mismo tiempo, al margen de señalar e identificar a los culpables de este caos, esos Señores de la tierra, deja caer por el texto, a modo de semillas en ciernes, posibles alternativas a este desalentador estado de las cosas, como podría ser, por citar solo una de ellas, sino ya el retorno a la naturaleza, presente en el imaginario beat, sí al menos su cuidado y protección: Cuido un bosque de coníferas, de manera que también puedan florecer las otras semillas, esto es, el amor y el respeto y el entendimiento hacia nuestros semejantes, la empatía y colaboración con ellos, pues si bien es cierto que

  el hombre apaga el fuego solo,

no lo es menos que no podría hacerlo sin el agua de los cubos que otras manos le alcanzan; sin olvidarnos, tampoco, por último, que Alicia Es. Martínez, poeta clarividente, posee además la rara y genuina cualidad -mal que le pese a la (aparente) desesperanza (solo aparente) que se percibe en muchas de estas composiciones- de saber transmitir a sus lectores, de contagiarles, el carácter y el estado de ánimo y las energías vitales necesarias para enfrentarse a su vida cotidiana con la misma entrega, esperanza y vitalidad con que, nos consta, la propia poeta se enfrenta a la suya, y tratar, como ella, de hacerla más habitable, más justa y más solidaria; y esto, Alicia, lo consigue por medio de una poesía francamente oral, una poesía ágil y nerviosa, que se despliega por el texto como un alud, el alud de los puños en alto del común de la gente, ante el paso de las mujeres, entre ellas, predicando con el ejemplo, la propia poeta, que caminan

  sin bajar la mirada

  por una playa de trigo.

Una poesía, la de Alicia, que es, o debería ser, también la nuestra.


Alicia Es. Martínez Juan. No se le miran las bragas a la muerte. Editorial CELYA, julio 2013. Prólogo de David González. De la imagen de portada: Fransi Nieto "Fransini".



miércoles, 27 de noviembre de 2013

Felipe Zapico Alonso: Cosas Tour + 1 vídeo + 1 poema:

Felipe Zapico Alonso, animal escénico donde los haya, inicia pasado mañana, viernes, 29 de noviembre, en la Librería Tusitala, en Badajoz, su Cosas Tour, en el que presentará su nuevo poemario: Cosas. Ver y escuchar en directo a este poeta es algo que nadie debería perderse. Merece realmente la pena. A modo de ejemplo, debajo del cartel donde se anuncian las distintas fechas y ciudades en las que va a actuar, os dejo con un vídeo, y debajo del vídeo con un poema de su poemario Fotomatón (que, dicho sea de paso, muy pronto estará por este blog). Desde aquí, como es natural, se le desea un feliz, muy feliz Tour.






[UN BOTE]

Un bote
sin remos
acostado entre la arena,
los juncos,
las hierbas.
Un bote
donde
esconden los niños
las sorpresas
para cuando
sean
mayores
y
las necesiten
para
vivir.






Adriana Schlittler Kausch: Parches (1):

Hasta este poemario no había leído nada de Adriana Schlittler Kausch. Después de leerlo, está claro que es una poeta a la que no debo perderle la pista. Además, este poemario se completa con un epílogo con ocho ilustraciones muy chulas de Eloisa Ramos. En esta primera entrega, te dejo con dos poemas y una ilustración.


[CUANDO SEA MAYOR]

Cuando sea mayor
construiré un mundo donde
las pastillas del amor
se vendan en farmacias

Pondré a secar
todo el invierno que llevo en las manos
Tendré que admitir entonces:

quise ser una flor rodeada de flores

No me apliques la condena
Ya se fue

Seré un día mayor y diré
que el cielo está sucio
y no hay orden en ser ordenado

Que llegar tarde es sólo un preludio

Que el cuento empieza cuando se acerca el final




[MI MADRE DEJÓ SUS ESCAMAS]

Mi madre dejó sus escamas
sus noches sin dormir esperando algo

Yo mis muñecas desnudas
y un tricot
donde intentaba dibujar un hemisferio nuevo
un calendario distinto al que arrancarle páginas

Aprendí
la educación en las artes efímeras
a adoptar a las piedras
Aprendí que a veces
hasta las sombras
se dan la vuelta


Adriana Schlittler Kausch. Parches. Editorial Origami, abril 2013. Prólogo de José Daniel García. Fotografía portada e ilustraciones por Eloisa Ramos. Fotografía de la solapa: Pedro Sinley.


              Ilustración de Eloisa Ramos

El exterminador de e-rratas, 16 : Jack Kerouac: Tristessa: 10 erratas:



En las 105 páginas + la Nota a la actual edición de esta Tristessa nos encontramos con estas erratas:

1- (pág. 20)

MAL: la perrita negra aovillado contra su cuerpo

BIEN: la perrita negra aovillada contra su cuerpo

2- (pág. 32)

MAL: los vértices de las Bemudas

BIEN: los vértices de las Bermudas

3- (pág. 60)

MAL: y yo me vuelvo hacia al Monsieur

BIEN: y yo me vuelvo hacia el Monsieur

4- (pág. 72)

MAL: Luego descubro que se trata detergente azul

BIEN: Luego descubro que se trata de detergente azul

5- (pág. 74)

MAL: a cuyas voces se les suma las de la csaera,

BIEN: a cuyas voces se les suma las de la casera,

6- (pág. 85)

MAL: y grita como una revolucionaria salida de un mural de Orozco y conservan sin embargo 

BIEN: y grita como una revolucionaria salida de un mural de Orozco y conserva sin embargo

7- (pág. 87)

MAL: pasamos junto a niños atontados y ancianos harapiento

BIEN: pasamos junto a niños atontados y ancianos harapientos

8- (pág. 88)

MAL: Vuelvo la cabeza y la veo ahí de espaldas enfrascadas en sus abrigos

BIEN: Vuelvo la cabeza y las veo ahí de espaldas enfrascadas en sus abrigos

9- (pág. 103)

MAL: mujeres que reciben sus dosis de opio intubadas con una sonda azul

BIEN: mujeres que reciben sus dosis de opio entubadas con una sonda azul

10- (Nota a la actual edición)

MAL: los por qués de entonces

BIEN: los porqués de entonces





GB, 11: Jack Kerouac: Tristessa:

Tristessa es una joya. Así de claro. Y ello por varias razones, a saber, la prosa de Kerouac, las ilustraciones de Daniel Orviz y el póster desplegable. Kerouac era un romántico y en esta novela nos da cuenta de su amor, platónico, por una yonqui mejicana, coleguita de Burroughs, que también está presente en las páginas de este libro. Junto con Los subterráneos, Big Sur y En el camino, la novela que más aprecio de Kerouac. Te dejo, como siempre, con un par de párrafos, y con una de las ilustraciones de Daniel Orviz.




VOY EN UN TAXI con Tristessa, borracho, con un botellón de bourbon Juárez en la mochila para enseres ferroviarios que me acusaron de robar en un tren en 1952. Estoy aquí en Ciudad de México, tarde lluviosa de sábado, misterios, me asaltan viejos sueños de aceras sin nombre, el callejón que recorrí entre lóbregos indios vagabundos envueltos en sus rebozos trágicos hasta el llanto bajo los que creí adivinar destellos de navajas. Sueños lúgubres y trágicos como ése que tuve aquella Otra Noche Ferroviaria donde mi padre aparecía acuclillado en un vagón nocturno para fumadores, afuera un guardafrenos portaba luces blancas y rojas y alumbraba los vastos y tristes raíles de la vida. Sin embargo ahora despierto en esta meseta Vegetal, México, bajo la misma luna de Citlapol con la que tropecé hace tres noches en una azotea somnolienta camino de ese baño ancestral de piedra que no deja nunca de gotear. Tristessa está colocada, hermosa como nunca, contenta de volver a casa y de disfrutar de morfina ya en la cama.

Ilustración de Daniel Orviz

OLD BULL DUERME, finalmente lo ha conseguido, el Nirvana, ronca, del todo ido. Odio tener que despertarle peor hay que cerrar desde dentro y echar el candado. -Día gris afuera, por fin ha escampado tras una potente ráfaga al alba. La tormenta ha inundado los hogares de 40.000 familias al noroeste de la ciudad, mientras Old Bull permanece ajeno a tormentas e inundaciones, recluido en la cama entre jeringuillas y cuentagotas y sustancias en polvo y demás parafernalia. "Chico, si tienes morfina, no necesitas nada más" me dice ya de día, todo repeinado y puesto en su sillón, revisando sus papeles, derrochando buena salud. "Madame Amapola, así la llamo yo. Si tienes opio, tienes todo lo que necesitas. -Con todo ese bendito Opio corriendo por tus venas no puedes más que cantar y gritar Aleluya" y se ríe. "Ponme a Grace Kelly en esa silla y Morfina en esa otra y me quedo con Morfina".


Jack Kerouac. Tristessa. Ediciones Escalera, octubre de 2011. Ilustraciones de Dani Orviz. Traducción de Daniel Ortiz Peñate.



martes, 26 de noviembre de 2013

El Descrédito se presenta en León: 28 - 11- 2013:


El descrédito, viajes narrativos en torno a Louis-Ferdinand Céline, antología coordinada por Vicente Muñoz Álvarez y Julio César Álvarez, se presenta pasado mañana, viernes, en León, a eso de las ocho de la tarde, en el Gran Café.

               Te dejo con la nota de prensa:

El descrédito se presenta en León:

Vicente Muñoz Álvarez y Julio César Álvarez presentan el próximo jueves, 28 de noviembre, a las 20h. en El Gran Café (C/Cervantes, 9), un proyecto conjunto, El descrédito. Viajes narrativos en torno a Louis Ferdinand-Céline (Lupercalia, 2013). Una antología con casi una treintena de autores (entre los que figuran Enrique Vila-Matas o Miguel Sánchez-Osrtiz) sobre la figura de Céline, uno de los autores malditos por excelencia, y un magnífico punto de partida para dar cabida a relatos y ensayos que abordan su influencia y envenenado legado.

Louis Ferdinand-Céline (1894 - 1961), autor de Viaje al fin de la noche o Muerte a crédito, fue sin duda uno de los más grandes y polémicos escritores del pasado siglo, una auténtica fuente de inspiración permanente para la prosa contemporánea. Sus panfletos antisemitas y su colaboración con el régimen pro nazi de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial le condujeron a la infamia y el descrédito, suscitando desde entonces las más controvertidas y apasionadas polémicas. Polémicas que aún hoy continúan vivamente.

La presentación contará con la presencia de los antólogos y con varias de las firmas que dan forma a esta singular obra conjunta. Una combinación de perspectivas y estilos que ayudará a comprender y aproximarse, en la medida de lo posible, a la compleja figura de Céline. Más de cincuenta años después de su muerte, la prosa española contemporánea más actual (con autores leoneses como Alfonxo Xen Rabanal, Carlos Salcedo o Bruno Marcos, y destacada voces nacionales como José Ángel Barrueco, Mario Crespo, Gsús Bonilla, Isabel García Mellado, Miguel Baquero o Patxi Irurzum, entre otras muchas) intentan desentrañar su enigma, la combinación de una excelente calidad literaria y una incómoda monstruosidad moral.



Vomit (1): Un poema de Dorothea Lasky y otro de Megan Boyle:

Como ya saben aquellos que me conocen, la poesía norteamericana es una de mis debilidades. De ahí que en cuanto supe de esta antología, Vomit, coordinada por Luna Miguel, traté de hacerme con ella. Se la encargué a un librero amigo mío en agosto, pero pasaron las semanas y no pudo conseguirla. Así que tiré de Iberlibro y encontré un ejemplar en una librería de Madrid. Entre una cosa y otra, me dejé 26 euros (vale 20). Pero no me arrepiento. Es una antología de poetas jóvenes y, por tanto, no se sabe qué pasará con ellos corriendo el tiempo. Sin embargo, hay unos cuantos que me han gustado mucho. Unas cuántas debería decir. Porque, a mi juicio, en esta antología, las voces femeninas me parecen más logradas, más maduras que las de los tíos. En cualquier caso, Luna Miguel ha hecho un gran trabajo y se ha currado un prólogo que explica alguna de las razones que la llevaron a realizar esta selección.  Los poetas seleccionados son: Dorothea Lasky, Noah Cicero, Matthew Savoca, Tao Lin, Kendra Grant Malone, Megan Boyle, Ana Carrete, Cassandra Troyan, Brittany Wallace, Richard Chiem, Steve Roggenbuck, Jake Fournier, Kat Dixon, David Fishkind y Jordan Castro. Bueno, te dejo con un poema de Dorothea Lasky y otro de Megan Boyle:


MUNDO SOLITARIO

Mundo solitario
Hola a todos
Soy Dorothea, Dorothea Lasky
He hecho algo terrible y
Lo siento mucho
-Has hecho un trabajo terrible,
terrible- dice mi antiguo jefe
En su Honda
Cuando meto su polla en mi boca -es todo lo que me queda
Hombres que parecen surferos leen en el bar del barrio
Mientras mi antiguo jefe me echa de su coche
Sin ni siquiera un beso
Veo a una preciosa niña con los labios pintados de púrpura -soy yo
He hecho algo tan terrible que mi madre se moriría si se enterara
Laura va por el universo con su idioma balbuciente
Y en su estupor ni siquiera conecta mi nombre a mi rostro
He actuado de una manera tan pésima
Mi niño ganó la fiesta de la facultad de derecho
Y lo vitorearon, incluso las chicas
Con una juerga llena de globos
Me ocurre algo tan terrible
Que en sueños llego a cambiarle los pañales a mi niño 
Porque alguien tiene que hacerlo
El niño vuelve a casa y cae a cámara lenta por la escalera
Y entonces vemos cómo se parte su cabeza como un melón
Toda esa presión en aumento como una bruma de estrellas
Vuelvo a tener los labios rojos y salgo por la puerta
El sol se pone con una aureola
Le digo a la gente, a quienes me escuchan, que ese sol es Dios
Pero nunca me creen, solo escuchan
Sólo creen lo que les han dicho que creamos
Es decir nada
Es decir lo que les dijeron al nacer

Dorothea Lasky




NOODLE BOX (COMIDA CHINA PARA LLEVAR)

me he estado acostando con este tipo
que pega a mis gatos en la cabeza y anoche parecían ofendidos
mientras esperaban a que llegara la comida china
estuvimos viendo una página en la que puedes encontrar fotos
de todos los delincuentes sexuales de tu barrio que están fichados

a algunos delincuentes sexuales les resultaba indiferente el hecho
de que su foto les identificara como delincuentes sexuales
algunos delincuentes sexuales parecían arrepentidos y un poco locos
un violador era de raza blanca e iba vestido de traje,
le gustaba la pornografía infantil

mi gato siempre me mira como si me estuviera olvidando de algo
muy importante y su vida le fuera en ello
el tipo con el que me he estado acostando dijo
"no sé cómo puedes soportar eso, tu gato mirándote así siempre"

esta mañana he pegado a mi gato en la cabeza
con una cajita de comida china que él ha sacado de la basura
parecía triste

Megan Boyle


Varios Autores. Vomit. Antología de Poesía Joven Norteamericana. El Gaviero Ediciones, julio de 2013. Edición bilingüe. Prólogo y selección: Luna Miguel. 

Puedes leer otro poema de esta antología en el blog Escrito en el viento.

Y otro más también en Escrito en el viento.

Y como no hay dos sin tres, otro más asimismo en Escrito en el viento.

Y os dejo con este extenso artículo de Miguel Ángel Galindo: "Vomit": Poetas sin cielo.




lunes, 25 de noviembre de 2013

Ana Pérez Cañamares: Las sumas y los restos (3):



[MI EDUCACIÓN]

Mi educación:
no desees nada demasiado
no te vanaglories ante nadie
-mucho menos de ser feliz-
no sueñes sueños imposibles
-tampoco sueñes la posibilidad-
no rías demasiado alto
no enfades a los dioses
-no creas en ellos ni en sus premios
aunque estarán ahí para castigarte-
no llores delante de los otros
-la tristeza es otra forma de ser presuntuoso-
no te aferres pero no te sueltes del todo del pasado
no te emborraches sin sufrir por la resaca
no te menosprecies
esperando compasión
no luches
todo está perdido desde siempre.

Y ahora sal al mundo, sustente, sé un ejemplo.


Ana Pérez Cañamares. Las sumas y los restos. V Premio de Poesía Blas de Otero Villa de Bilbao 2012. Devenir, octubre 2013.


El exterminador de e-rratas, 15: Raymond Carver y Bob Adelman: Carver Country: 2 erratas:



En las 198 páginas de Carver Country, estas erratas:

1- (pág. 27)

MAL: Había una gran demanda de madera trabajada en los ejércitos, y mi padre afilaba tan bien sus sierras con ellas se le podía cortar a uno el vello del brazo.

BIEN: Había una gran demanda de madera trabajada en los ejércitos, y mi padre afilaba tan bien sus sierras que con ellas se le podía cortar a uno el vello del brazo.

2- (pág. 192)

MAL: Raymond Clevie Carve junior nace en

BIEN: Raymond Clevie Carver nace en


Raymond Carver & Bob Adelman: Carver Country (y 2):





  de "VITAMINAS"

  Yo tenía empleo y Patti no. Trabajaba unas horas de noche en el hospital. No hacía nada. Trabajaba un poco, firmaba la tarjeta por ocho horas y me iba a beber con las enfermeras. Al cabo de un tiempo Patti quiso trabajar. Decía que necesitaba un empleo por dignidad personal. Así que empezó a vender vitaminas de puerta en puerta.
  Durante una temporada no fue más que una de esas chicas que patea las calles de barrios desconocidos, llamando a las puertas. Pero aprendió los trucos del oficio. Era despierta, y siempre había destacado en el colegio. Tenía personalidad. Muy pronto la compañía la ascendió. Algunas chicas menos espabiladas fueron puestas a sus órdenes. En poco tiempo dirigía un equipo propio desde un pequeño despacho en la zona comercial. Pero las chicas que trabajaban para ella siempre estaban cambiando. Algunas se despedían al cabo de un par de días y, a veces, al cabo de unas horas. Pero de cuando en cuando había chicas capaces. Sabían vender vitaminas. Ésas eran las que se quedaban con Patti. Las que constituían el núcleo del equipo. Pero las había que no lograban vender nada.
  Las que no se las arreglaban bien simplemente se marchaban. No volvían al trabajo. Si tenían teléfono, lo dejaban descolgado. No salían a abrir la puerta. Patti se tomaba muy a pecho aquellas deserciones, como si las chicas fuesen nuevos conversos que hubiesen perdido la fe. Se culpaba a sí misma. Pero lo superaba. Eran demasiadas para no sobreponerse.

(Traducción de Benito Gómez Ibáñez)

Raymond Carver & Bob Adelman. Carver Country. Editorial Anagrama, 2013. De las fotografías: Bob Adelman. Del texto: Tess Gallagher. De la cronología y la bibliografía de Carver: William J. Stull y Maureen P. Carroll. De la traducción: Jesús Zulaika.


Tess Gallagher y Raymond Carver






domingo, 24 de noviembre de 2013

Ignacio Gutiérrez: Isolagnosis:

A Ignacio Gutiérrez, poeta gaditano, acaban de editarle este poemario, Isolagnosis, en Ediciones En Huída, que dirige, si no me equivoco, el también poeta Martín Lucía. Puedes leer unos cuantos poemas de este libro, seis en concreto, pinchando en el siguiente enlace:




Próximamente: Eduardo Izquierdo: DEBO SER MUY BUENA PRESA cuando tienen tantas escopetas apuntándome:

A este libro le echaré el guante en cuanto se edite. ¿Por qué? Porque está basado en la vida de uno de esos tíos dignos de admiración, de los que cada vez van quedando menos: El Cabrero.


Pero te copio aquí el texto de la editorial, de la Editorial Lupercalia que es la que lo edita:

Debo ser muy buena presa (cuando tengo tantas escopetas apuntándome) se basa en la vida de El Cabrero, un cantaor de flamenco singular, un tipo fuera de lo común; encarcelado, perseguido, vilipendiado, pero también admirado y querido, cuyo aspecto recordaba a las películas de Sergio Leone, al spaghetti western y La muerte tenía un precio. Inquebrantable, indomable, un hombre que se hizo a sí mismo en medio de la niebla de la transición democrática, en la que la libertad de expresión era solo una utopía. Eduardo Izquierdo (Barcelona, 1975) es periodista y redactor de revistas como Ruta 66, Mondosonoro o Efe Eme, ex director del portal de rock Sonicwawe magazine y director del programa de radio Sentido Común y Prefiero Una Jukebox.








1 poema de Gábor Garai:

                             Gábor Garai


MADRUGADORES

Alguna vez pregúntales:
                                       a qué hora se levantan
los que a las seis de la mañana llegan a Kelenföld.

Apenas entre sí difieren,
aquí no hay lucha de generaciones,
tampoco oposición de sexos;
tiene ojeras jóvenes y viejos por igual,
son igualmente hondos los surcos en las comisuras
de los labios de hombres y mujeres.

Una vez -antes que cantara el gallo-
lanzó el quiquiriquí el despertador:
-es de mañana- susurró una voz ronca en lo oscuro;
y en camino se puso un hombre hacia el ferrocarril,
caminó durante una hora, luego
apiñándose con sus compañeros
en los vagones se centuplicó

Con ellos es con los que siempre
se puede salvar a la patria,
ellos que a oscuras se levantan, vuelven a casa a oscuras,
en cuya vida siempre cabe aún
un turno de domingo por Vietnam;
ellos que cargan bolsas de arena si hace falta,
encima de los diques doblegados, con el fango hasta la cintura,
ellos que no intervienen demasiado en los mítines
y, lo que es más, descabezan un sueñecito a veces:
luego de todo corazón se encargan
de una noche más sin dormir para los niños damnificados por la inundación.

Son esos que no me leen,
los que no reconocen mi rostro en la pantalla,
y, por lo general, afectan desfavorablemente el porcentaje
en la campaña del "Pueblo lector";
y con razón les amonestan
los responsables nerviosos por los cambios de tiempo.

Bebo con ellos esta media línea mañanera
en la taberna, junto a la estación;
probablemente del empleo digno del tiempo libre
de un hombre culto tendría que hablar mejor,
pero es en vano, tienen prisa.

Así también les sigo yo con la mirada listo para partir.
Con ellos sí que iría -con una cantimplora para todos-
incluso hasta el desierto.


Traducción de David Chericián.



sábado, 23 de noviembre de 2013

Ray Bradbury: Vivo en lo invisible (y 2):



HUBO UN TIEMPO EN QUE LOS AÑOS ERAN NUMEROSOS
Y LOS FUNERALES ESCASOS

Hubo un tiempo en que los años eran numerosos y los funerales escasos.
Hubo un tiempo en que las horas eran años, mientras que hoy,
los años son horas.
De repente los días se han llenado de flores:
la tierra del jardín está sembrada de hoyos recién cavados
donde depositamos a nuestros más queridos y especiales amigos
y mascotas: nomeolvides perdidos en el viento.
De repente los obituarios se desbordan,
el vino de trébol que anuncian se amarga en los vertederos:
nuestros amigos abandonados procedentes de un gran año cuando
el más grande de los pecados era el más pequeño de los vicios.
El viejo arroz de las bodas ensucia el prado otoñal,
tan pronto como llegó partió en busca de los huevos de Pascua
con un eco de hijas a la fuga. ¡Qué alegre su histeria!
En la noche, un ramo de glicinas cae al césped como una corona fúnebre.
Nuestros viejos gatos maúllan
debajo de la tierra para que les permitamos entrar en casa.
Pero no lo haremos.
Dejamos que el viento los acaricie y arrulle.
Miro hacia la calle, hacia lo más profundo,
y veo cómo pasa en bicicleta el joven animal
que soñó que era yo, y acto seguido, se dispuso a serlo.
Es una noche llena de fantasmas, pero en realidad, ahora todas lo son.
Hay un largo camino hasta el amanecer.
Tengo miedo de salir a caminar por ese césped, aunque no tiene 
desperfectos y es verde,
carece de agujeros o de flores,
y en él los pájaros de la mañana beben el dulce rocío,
por donde un caminante podría hundirse y perderse de vista
durante mucho tiempo
como cuando los años eran numerosos
y los funerales escasos.


Ray Bradbury. Vivo en lo invisible. Nuevos poemas escogidos. Editorial Salto de Página, 2013. De la traducción y el prólogo: Ariadna G. García y Ruth Guajardo González.

El exterminador de e-rratas, 14: Francis Scott Fitzgerald: Cartas a mi hija: 2 erratas:



En las 209 páginas de estas cartas, estas erratas:

1- (pág. 156)

MAL: No preveo que empiecen lo problemas en dos meses por lo menos.

BIEN: No preveo que empiecen los problemas en dos meses por lo menos.

2- (pág. 163)

MAL: 37 de junio de 1940

BIEN: 7 de junio de 1940



Francis Scott Fitzgerald: Cartas a mi hija:




Estas cartas que Fitzgerald le escribió a su hija Scottie están llenas de buenos consejos paternales. De esos que algunos hijos no solemos seguir. Sin embargo, he subrayado algunas frases que merecen la pena:

- No te preocupes por el fracaso, a menos que sea culpa tuya.

- Tampoco te voy a animar, porque si quieres codearte con los mejores, al final tendrás que buscarte tus propios obstáculos que saltar y aprender de la experiencia. Nadie se ha hecho escritor por el simple deseo de serlo. Si tienes algo que contar, algo que sientas que nadie ha contado antes, tienes que poder sentirlo con tal desesperación que al final encontrarás una manera de contarlo que nadie haya utilizado antes, y así tanto lo que tienes que contar como el modo en que vas a hacerlo se fusionarán como una sola materia, tan indisolublemente como si hubieran sido concebidos juntos.

- Tienes que tomar el camino correcto en los cruces principales; el precio de extraviarte una sola vez son años de desdicha.

- Sobre los adjetivos: la buena prosa se basa en que los verbos carguen el peso de las frases. Los verbos hacen que las frases se muevan.

- La mayor parte de las cuestiones que afectan a la vida tiene una base económica.

- A menudo pienso que la escritura consiste simplemente en ir deshojándote para quedarte más fino, más desnudo, más magro.

- El talento para la prosa depende de otros factores: la asimilación de materiales y la cuidadosa selección de los mismos, o, para no andarme con rodeos, tener algo que contar y una manera interesante y bien trabajada de contarlo.


Francis Scott Fitzgerald. Cartas a mi hija. Editorial Alpha Decay, mayo de 2013. Del prólogo: Scottie Fitzgerald. De la traducción y las notas: Albert Fuentes. Ilustración de cubierta: María Viñas.




viernes, 22 de noviembre de 2013

El exterminador de e-rratas, 13: William S. Burroughs: Marica: 6 erratas: Queer: 6 erratas:



En las 150 páginas de Marica, estas erratas:

1- (pág. 43)

MAL: había una caja de Coca-Cola llena de cerveza y bebidas refescantes y hielo.

BIEN: había una caja de Coca-Cola llena de cerveza y bebidas refrescantes y hielo.

2 y 3- (pág. 46)

MAL: -¿Quién es?- preguntó a Mary cuándo Lee hubo salido.

BIEN: -¿Quién es? - preguntó Mary cuando Lee hubo salido.

4- (pág. 79)

MAL: de concertar una cita para al día siguiente, de mitigar de algún modo el daño

BIEN: de concertar una cita para el día siguiente, de mitigar de algún modo el daño

5- (pág. 95)

MAL: Allerton regreso del viaje a Morelia hosco e irascible.

BIEN: Allerton regresó del viaje a Morelia hosco e irascible.

6- (pág. 95)

MAL: Allerton vivía a crédito en el Ship Ahoy, y debía cuatrocientos presos.

BIEN: Allerton vivía a crédito en el Ship Ahoy, y debía cuatrocientos pesos.



Y en Queer, la edición de 2007, las mismas erratas que en Marica, edición de 2002: 6