Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 31 de octubre de 2013

Pearl Jam: Lightning Bolt:

Para concentrarme en la escritura, necesito escuchar música. De hecho, tanto si escribo como si no, escucho música a todas horas. La descargo, legalmente, de iTunes. Estamos en esos tiempos, como ya sabes, en los que ya no poseemos, física y tangiblemente, algunos de los productos que compramos, léanse discos, libros, películas, etcétera... Pero es lo que hay, y lo que seguirá habiendo... A lo que iba:  estos días, mientras escribo sobre todo, escucho, sin parar, de la mañana a la noche, el último álbum de Pearl Jam: Lightning Bolt. Son muy grandes estos tíos. Mucho. Además me caen muy bien ya que, en su día, en la cumbre de su éxito por así decir, tuvieron los cojones de enfrentarse a una poderosa empresa de venta de entradas, como consecuencia de los altos precios que les costaban a sus fans las entradas para verlos en concierto. Ese enfrentamiento les costó que algunos de sus discos pasaran sin pena ni gloria. Pero resistieron. Y aquí están, sonando mejor que nunca. 




La canción que la primera vez que escuché el disco entero más me gustó fue Sirens, de la que encontré este vídeo en Youtube:



Julia Conejo Alonso: ¿Para qué sirve el frío?:

POÉTICA

No soy, como Celaya,
artesana del verso.
No busco plenitud en las palabras
ni la inmortalidad.

Soy egoísta y manipuladora:
Utilizo el lenguaje
cuando lo necesito,
cuando me falta el aire,
cuando noto que ha dejado de trotarme
la sangre por las venas.

Igual que los diabéticos
se inyectan insulina.

No es arte, ni altruismo.
No es conciencia social,
ni egolatría.

Es solo instinto de supervivencia.


Julia Conejo Alonso. ¿Para qué sirve el frío?. Editorial Origami, septiembre 2013. Prólogo de Ana Isabel Conejo. Fotografía de la cubierta: Julia. D. Velázquez.



Creo que por esas cosas que tiene la vida, me hice con 1 ejemplar de este poemario prácticamente recién salido de imprenta, en Madrid, en el comedor de un bar donde fuimos a comer "Los diablos de Origami". Antonio Huerta, el editor, apareció con unas cajas con libros, entre los que venía el mío, así que, impacientes, el poeta Ángel Fernández Fernández y yo nos pusimos a abrir las cajas, tarea en principio sencilla, pero que nos llevó su tiempo. Cuando finalmente conseguimos abrirlos, los primeros libros que aparecieron eran ejemplares de este poemario de Julia. Sabía de la poesía de Julia Conejo Alonso de leerla en su blog, Telas mal cortadas, y en el facebook, donde éramos amigos. Y su poesía me gusta. Así que ni corto ni perezoso me apalanqué un ejemplar (luego, por supuesto, se lo dije a Huerta). Y dicho esto, te dejo con el prólogo, corto, escrito por Ana Isabel Conejo que explica muy bien la poesía que te vas a encontrar en este poemario:


DESHACER LA NIEBLA

La poesía de Julia Conejo se construye en la grieta entre el deseo y la realidad a golpe de metáforas precisas como diamantes bien cortados. Diamantes que engañan con su brillo, pues no están pensados para deslumbrar (aunque lo logren), sino para herir. No olvidemos que la dureza del diamante lo convierte en un instrumento ideal para cortar cristales y espejos. A través de esos cortes adivinamos el núcleo irónico de un pensamiento poético que trasciende lo sentimental para construir una visión coherente y poliédrica del mundo. Una visión también luminosa, o iluminada, más bien, por esa pálida claridad invernal que es una de las formas más interesantes de la luz.

¿Para qué sirve el frío? nos brinda un recorrido a través de los resquicios de lo cotidiano que nos permiten vislumbrar otra realidad, la más íntima, de la poeta: la de una soledad irreductible que es al mismo tiempo libertad absoluta, único espacio desde el que es posible construir el discurso poético.
                                                                                  













miércoles, 30 de octubre de 2013

El exterminador de e-rratas, 2: Francis Scott Fitzgerald: Cómo sobrevivir con 36.000 dólares al año: 2 erratas:





En este librito de apenas 116 páginas, solo he encontrado estas erratas:

1- (pág. 93)

MAL: En el libro de 1919 se anotaron ganancias por de la venta de relatos por un total de 879 $,

BIEN: En el libro de 1919 se anotaron ganancias por la venta de relatos por un total de 879 $,

2- (pág. 103)


MAL: porque la fiebre del oro provocó que "la oferta de proveedores result[ase] excesiva para la población".

BIEN: porque la fiebre del oro provocó que "la oferta de proveedores resultase excesiva para la población".




F. Scott Fitzgerald: Cómo sobrevivir con 36.000 dólares al año: Así empieza:

-Tiene que empezar a ahorrar -me previno hace unos días el Joven con Futuro-. A usted le parecerá estupendo vivir al día, pero como siga así acabará en el hospicio.
Me aburría pero, como sabía que de todas formas me lo iba a decir, le pregunté qué debía hacer.
-Es muy sencillo -contestó impaciente-, solo tiene que abrirse un fondo fiduciario del que no pueda sacar dinero cuando le venga en gana.
No era la primera vez que me lo decían. Es el sistema número 1 en los primerísimos compases de mi carrera literaria, hace cuatro años. Un mes antes de casarme fui a ver a un corredor para que me aconsejara dónde invertir un dinero.
-Son solo mil -admití-, pero tengo la sensación de que debo empezar a ahorrar a más no tardar.
Caviló.
-Los bonos Liberty no son para usted. Es demasiado fácil canjearlos por dinero contante. Lo que usted necesita es una buena inversión, conservadora, como tiene que ser, y, además, en algo de lo que no pueda estar retirándola cada dos por tres.
Al final escogió para mí un bono a un interés del siete por ciento que no cotizaba en bolsa, le confié mis  mil dólares, y así fue como ese mismo día comenzó mi cruzada para amasar capital.
También ese mismo día terminó.


F. Scott Fitzgerald. Cómo sobrevivir con 36.000 dólares al año. Gallo Nero Ediciones, octubre 2011. De la traducción: Julia Osuna. 





Lo confieso: siento debilidad por este tío, por este escritor, sobre todo por sus textos autobiográficos, como estos dos que recoge este libro. Ahora bien, lo cortés no quita lo valiente, y he de decirle a Fitzgerald, aunque no pueda escucharme, que algunos de nosotros, bastantes, todavía hoy, muchos años y décadas después de la escritura de estos dos artículos, sobrevivimos con bastante menos de 36.000 dólares al año.


martes, 29 de octubre de 2013

1 poema + 1 vídeo de Bill Bissett:

LO MARAVILLOSOS QUE SON LOS MOUNTEES 
NUESTRA POLICÍA SECRETA

abren nuestro correo   petulantes
incendian los graneros que no pueden
intervenir escuchan las conversaciones
telefónicas de nuestros líderes políticos   qué
puede haber menos inspirador de captar

en el suelo me tuvieron tirado hasta
que me puse púrpura luego mis amigos
me los arrancaron   piensan que dar
de mamar es repugnante   cada
vez que venimos de registro a este sitio
tienes siempre a ese crío en la teta

rasgaron las muñecas de mi hija fuera cabezas
en busca de droga   una de mis palizas
más memorables fue en el asiento
trasero encerrado dentro de uno de sus coches
sin identificar

trabajan para la CIA   de noche van dando
vueltas y dirigen sus focos
a la gente que se abraza   y con sus
sistemas de amplificadores les dicen que permanezcan
alejados de los árboles

escuchan tus pedos más secretos
haciendo retroceder la cinta buscando un sentido
oculto   la indigestión es un riesgo
para la seguridad nacional

pienso que deberían limitarse a proteger
a los débiles   señoras y hombres mayores niños
cruzando la calle   ayudar a la gente
enferma y/o indefensa y
arrestando a los maleantes capitalistas

en vez de eso han abandonado a los pobres
y a la gente mayor   y están protegiendo
a los maleantes capitalistas

es más que musical
el viaje en el que nos están
llevando a todos



Traducción de Bernd Dietz.



lunes, 28 de octubre de 2013

El exterminador de e-rratas, 1: Carolyn Cassady: Off the road: 64 erratas:

Con este libro de Carolyn, doy comienzo, también, a la sección "El exterminador de e-rratas" (aunque "detector" sería más exacto), un guiño a Burroughs, en la que daré detalle de las erratas que encuentre en los libros que vaya leyendo o releyendo, en principio únicamente en los libros de narrativa. Quizá, si alguno de los editores de estos libros cae por aquí, esto pueda servirle de cara a una segunda edición. Quizá alguno hasta me contrate. Es una costumbre que tengo al leer: señalar las erratas que me encuentro. Puro entretenimiento.


En las 603 páginas de estas memorias encontré las siguientes erratas:


1- (pág. 13)

MAL: El aire vespertino de Denver era cortante y vigorizador; el resplandor de la nieve nos hacía picaban en los ojos y daba más alegría que calor.

BIEN: El aire vespertino de Denver era cortante y vigorizador; el resplandor de la nieve hacía que nos picaran los ojos y daba más alegría que calor.

2- (pág. 19)

MAL: -Esté bien, no te preocupes.

BIEN: -Está bien, no te preocupes.

3- (pág. 24)

MAL: Después le indiqué a Neal que se asegurara de que cuidarla adecuadamente.

BIEN: Después le indiqué a Neal que se asegurara de cuidarla adecuadamente.

4- (pág. 38)

MAL: Yo me refugiaba en el rincón del sillón, con la esperanza de desparecer en el tapizado de plástico.

BIEN: Yo me refugiaba en el rincón del sillón, con la esperanza de desaparecer en el tapizado de plástico.

5- (pág. 45)

MAL: Pero, como me decía mí misma, cuando estés casada se arreglará.

Esto es lo que yo llamo una errata por omisión, ya que falta una "a".

BIEN: Pero, como me decía a mí misma, cuando estés casada se arreglará.

6- (pág. 65)

MAL: y separó unos cuantos para que los oyéramos después cenar.

BIEN: y separó unos cuantos para que los oyéramos después de cenar.

7- (pág. 83)

MAL: Cinco mese más tarde lo hizo con Jack,

BIEN: Cinco meses más tarde lo hizo con Jack.

8- (pág. 92)

MAL: Mientras desayunábamos, asió mi la mano y me miró a los ojos.

BIEN: Mientras desayunábamos, asió mi mano y me miró a los ojos.

9- (pág. 115)

MAL: Salté al teléfono para que no despertar a Cathy y dije bajito:

BIEN: Salté al teléfono para no despertar a Cathy y dije bajito:

10- (pág. 123)

MAL: y esperando enterrar con el malestar con un parloteo constante.

BIEN: y esperando enterrar el malestar con un parloteo constante.

11- (pág. 129)

MAL: Todavía no he visto a la niña y me encantaría concocerla.

BIEN: Todavía no he visto a la niña y me encantaría conocerla.

12- (pág. 135)

MAL: Neal no sólo era quisquilloso y se ponía a la defensiva, sino que tenías las nalgas tan delgadas y firmes que para mí era difícil y para él doloroso,

BIEN: Neal no sólo era quisquilloso y se ponía a la defensiva, sino que tenía las nalgas tan delgadas y firmes que para mí era difícil y para él doloroso.

13- (pág. 137)

MAL: La seguridad regresaban según pasaban los días.

BIEN: La seguridad regresaba según pasaban los días.

14- (pág. 139)

MAL: Todo los espantajos de fuerzas externas

BIEN: Todos los espantajos de fuerzas externas

15- (pág. 147)

MAL: Al principio no reconocí a Helen y nos miramos fijamente en un silencio nervioso. Empezó yendo directo al grano.

BIEN: Al principio no reconocí a Helen y nos miramos fijamente en un silencio nervioso. Empezó yendo directa al grano.

16- (pág. 149)

MAL: El negro ese del pelo tenía unas cicatrices terribles por todo los brazos y la cara,

BIEN: El negro ese del pelo tenía unas cicatrices terribles por todos los brazos y la cara,

17- (pág. 157)

MAL: Pensaba que todos estaba totalmente locos,

BIEN: Pensaba que todos estaban totalmente locos,

18- (pág. 164)

MAL: Nosotros lo pagamos pero ¿cuántos crees que tardará?

BIEN: Nosotros lo pagamos pero ¿cuánto crees que tardará?

19- (pág. 177)

MAL: y quería que Jack se comprara un aparato parecido para que intercambiar cintas.

BIEN: y quería que Jack se comprara un aparato parecido para intercambiar cintas.

20- (pág. 199)

MAL: seguiré marchitándome emocionalmente al mismo ritmo que en los último 3 años...

BIEN: seguiré marchitándome emocionalmente al mismo ritmo que en los últimos 3 años...

21- (pág. 219)

MAL: y se emocionó con las posibilidades que le ofrecía la grabadora para capturar debates o historia espontáneas.

BIEN: y se emocionó con las posibilidades que le ofrecía la grabadora para capturar debates o historias espontáneas.

22- (pág. 220)

MAL: Quise meterme bajo de la mesa

BIEN: Quise meterme bajo la mesa

o TAMBIÉN: Quise meterme debajo de la mesa

23- (pág. 223)

MAL: Con los niños estaban acostados, llamé por las escaleras:

BIEN: Como los niños estaban acostados, llamé por las escaleras:

o TAMBIÉN: Con los niños acostados, llamé por las escaleras:

24- (pág. 227)

MAL: La primavera suvizaba el aire,

BIEN: La primavera suavizaba el aire,

25- (pág. 232)

MAL: y voló a la puerta para controlar la marea la gente.

BIEN: y voló a la puerta para controlar la marea de gente.

26- (pág. 238)

MAL: pero comparado con las forma de divertirse de hoy en día no tenía nada de pernicioso.

BIEN: pero comparado con la forma de divertirse de hoy en día no tenía nada de  pernicioso.

o TAMBIÉN: pero comparado con las formas de divertirse de hoy en día no tenía nada de pernicioso.

27- (pág. 245)

MAL: con su petate de marino colgada al hombro.

BIEN: con su petate de marino colgado al hombro.

28- (pág. 257)

MAL: después fue transformada en hogar de convalescencia.

BIEN: después fue transformada en hogar de convalecencia.

29- (pág. 281)

MAL: se sentía amenzado y frustrado.

BIEN: se sentía amenazado y frustrado.

30- (pág. 287)

MAL: Los médicos los enderazaron lo mejor que pudieron.

BIEN: Los médicos los enderezaron lo mejor que pudieron.

31- (pág. 307)

MAL: -¿De qué trata? -pregunté mie ntras me hacía con él.

BIEN: -¿De qué trata? -pregunté mientras me hacía con él.

32- (pág. 336)

MAL: De una niña vi a un borracho correr por nuestro patio delantero;

BIEN: De niña vi a un borracho correr por nuestro patio delantero;

33- (pág. 338)

MAL: Habíamos abandandonado los grupos de estudio.

BIEN: Habíamos abandonado los grupos de estudio.

34- (pág. 340)

MAL: Mi respuesta debe de haber trasmitido parte de estos sentimientos inconscientemete;

BIEN: Mi respuesta debe de haber trasmitido parte de estos sentimientos inconscientemente;

35- (pág. 354)

MAL: Afortundamente,

BIEN: Afortunadamente,

36- (pág. 362)

MAL: -Ah, supongo que sí, a su ma nera.

BIEN: -Ah, supongo que sí, a su manera.

37- (pág. 364)

MAL: mirando en el peródico 

BIEN: mirando en el periódico

38- (pág. 368)

MAL: Mis ojos siguieron la flecha y terminaron en un coche, igual al del Neal.

BIEN: Mis ojos siguieron la flecha y terminaron en un coche, igual al de Neal.

39- (pág. 401)

MAL: Admitieron que también lo habían notado y estaba igualmente preocupados.

BIEN: Admitieron que también lo habían notado y estaban igualmente preocupados.

40- (pág. 418)

MAL: y cadena perpetua para cada una de mis 2 cargos...

BIEN: y cadena perpetua para cada uno de mis 2 cargos...

41- (pág. 423)

MAL: ni siquera para salvar el pellejo.

BIEN: ni siquiera para salvar el pellejo.

42- (pág. 423)

MAL: y tiene innumerable variedades.

BIEN: y tiene innumerables variedades.

43- (pág. 441)

MAL: pero eso no les ofrecía mucho evasión.

BIEN: pero eso no les ofrecía mucha evasión.

44- (pág. 443)

MAL: y meditaciones metafiscas 

BIEN: y meditaciones metafísicas

45- (pág. 455)

MAL: -¿Estaba los guardianes en el aula?

BIEN: -¿Estaban los guardianes en el aula?

46- (pág. 455)

MAL: segurirás los pasos de

BIEN: seguirás los pasos de

47- (pág. 456)

MAL: No se los había dicho: era demasiado esperar que lo aceptaran.

BIEN: No se lo había dicho: era demasiado esperar que lo aceptaran.

48- (pág. 461)

MAL: Siempre hubo algo me decía que no me iría,

BIEN: Siempre hubo algo que me decía que no me iría,

49- (pág. 486)

MAL: Miramos alrededor en busca de los McClures

BIEN: Miramos alrededor en busca de los McClure

50- (pág. 490)

MAL: También preví que lo de restringirse a nuestro condando había tocado a su fin,

BIEN: También preví que lo de restringirse a nuestro condado había tocado a su fin,

51- (pág. 513)

MAL: Mis oportunidades había burlado mis expectativas.

BIEN: Mis oportunidades habían burlado a mis expectativas.

52- (pág. 518)

MAL: lo pone muy difícil para aquello que vienen después...

BIEN: lo pone muy difícil para aquello que viene después...

53- (pág. 524)

MAL: prometiéndole que si podía demostrar que era era capaz de autocontrolarse,

BIEN: prometiéndole que si podía demostrar que era capaz de autocontrolarse,

54- (pág. 526)

MAL: Anne habría de convertirse en la esclava y atormentadora de Neal durante los siguiente ocho años.

BIEN: Anne habría de convertirse en la esclava y atormentadora de Neal durante los siguientes ocho años.

55- (pág. 539)

MAL: Querida Carolyn, queridísma:

BIEN: Querida Carolyn, queridísima:

56- (pág. 540)

MAL: y a su duo habitual

BIEN: y a su dúo habitual

57- (pág. 542)

MAL: Tu amor es el nutritiente de mi vida

BIEN: Tu amor es el nutriente de mi vida

58- (pág. 545)

MAL: y cumplir con nuestra misiones:

BIEN: y cumplir con nuestras misiones:

59- (pág. 571)

MAL: Neal y se balanceaba atrás y adelante, sollozando.

BIEN: Neal se balanceaba atrás y adelante, sollozando.

60- (pág. 582)

MAL: Se los dije con suavidad,

BIEN: Se lo dije con suavidad,

61- (pág. 585)

MAL: y hacer lo que Neal quería tan firmemente que se hicera.

BIEN: y hacer lo que Neal quería tan firmemente que se hiciera.

62- (pág. 588)

MAL: y ella estaba encantada de tener compromisos la mayor parte de día.

BIEN: y ella estaba encantada de tener compromisos la mayor parte del día.

63- (pág. 595)

MAL: El frío me me producía

BIEN: El  frío me producía

64- (pág. 597)

MAL: y me sacudían espamos de horror

BIEN: y me sacudían espasmos de horror

















GB,1: Carolyn Cassady: Off the road: Así empieza:

Pasaban unos minutos de las dos de la tarde de aquel sábado de marzo de 1947 cuando sonó el teléfono en la sala de mi hotel. El afectado deje de tipo duro de Bill Tomson era inconfundible. "Hola, muñeca, ¿te importa si subo un momento?". Dudé; Bill se estaba convirtiendo en un pesado. Aparecía por el campus casi a diario y sus visitas sin previo aviso se me hacían cada vez más tediosas. Había seguido tratándole por curiosidad, pero hasta entonces no había encontrado ningún tema del que hablara en serio. Limitaba sus conversaciones a lo que él creía que me impresionaría: réplicas inteligentes, bravuconadas e historias de proezas extraordinarias, bien propias o bien de uno de sus amigos, un tal Neal Cassady. Neal era un héroe, como Otelo, al que había que cantarle sus alabanzas, y Bill desempeñaba el papel de discípulo entregado. Me contaba arriesgadas aventuras en coches, roces con la autoridad, profundos safaris intelectuales y musicales.
   Criada para temer y reverenciar los códigos sociales dominantes en los años treinta y habiendo llevado una existencia protegida y llena de restricciones, me impresionaba oír a Bill hablar de dos hombres que osaban vivir como los personajes de mis libros y películas, si, claro está, Bill no exageraba. En cualquier caso, la vida que él describía me resultaba remota y poco amenazante; no iba a enamorarme de Bill y me dijo que Neal estaba en Nueva York, estudiando en la Universidad de Columbia con dos amigos, Jack Kerouac y Allen Ginsberg, uno un famoso futbolista y el otro, poeta.
   Bill tenía cierto parecido con alguna estrella de cine cuyo nombre hacía tiempo que había olvidado, y esa tarde podía imaginármelo apoyado en la barra del vestíbulo de un hotel, un whisky en una mano mientras la otra retorcía el cable del teléfono, un cigarrillo colgándole de los labios le obligaba a guiñar un ojo debido al humo, y también el otro, porque no lograba retirarse de la cara las guedejas de su cabello grueso y oscuro, sacudía la cabeza tantas veces como fuera necesario.
   Tras un largo silencio respondí: "Vale, Bill, pero sólo un momento; tengo mucho trabajo". Cuando abrí la puerta, descubrí que no venía solo. Había otro hombre detrás de él, que entró en la habitación pasándome de largo, catalogando su contenido antes de girarse para atender la presentación de Bill.
    - Cari, éste es Neal Cassady.


Carolyn Cassady. Off the road. Veinte años con Cassady, Kerouac y Ginsberg. Ediciones Escalera, septiembre de 2013. De la traducción: Ana Lima. De la imagen de portada: Ediciones Escalera.




Con este libro de Carolyn Cassady, Off the road, Fuera de la carretera, quizá una de las mujeres beat más conocidas, sin duda la más mítica, y también la más sufrida, doy comienzo a una serie de post en la que repasaré toda la obra, al menos la que yo conozco, de los escritores de la Generación Beat. Ediciones Escalera edita por primera vez en castellano este libro en el que Carolyn nos cuenta, desde la experiencia personal, su convivencia, a menudo intermitente, con Neal Cassady sobre todo, pero también con Jack Kerouac y, en menor medida, con Allen Ginsberg. Este libro nos desvela la cara menos amable de los principales escritores de esta generación que, según sus protagonistas, no fue tal, tan solo un invento de los medios de comunicación de la época. Sea como sea, estamos ante un libro que nos enseña a entender mejor el carácter y el genio creativo de los más representativos escritores de esta "generación". Un libro, a mi juicio imprescindible en cualquier biblioteca beat que se precie de tal.




domingo, 27 de octubre de 2013

Lou Reed (1942-2013):

Ha muerto Lou Reed. No es necesario añadir nada. Por mi parte, copiar aquí la letra de su canción Magic and Loss, Magia y pérdida, pues eso hemos perdido hoy: Su Magia:


MAGIA y PÉRDIDA

Cuando pasas por el fuego pasas por la humillación
pasas por una mole de dudas
Cuando pasas por la humillación te puede cegar la luz
Hay gente que nunca se da cuenta de eso
Pasas por la arrogancia pasas por el dolor
pasas por un pasado siempre presente
y es mejor no esperar que la suerte te salve
Tienes que pasar a través del fuego hasta la luz

Cuando pasas por el fuego agitas la mano derecha
hay cosas que tienes que tirar
Ese terror cáustico de tu cabeza
no te ayudará nunca a salir
Tienes que ser muy fuerte
porque empezarás desde cero
una y otra vez
Y cuando se disipa el humo hay un fuego que lo consume todo
justo delante

Dicen que nadie puede hacerlo todo pero en la cabeza tú
quieres hacerlo
Pero no puedes ser Shakespeare y no puedes ser Joyce
en lugar de eso no queda más remedio
que cargar contigo mismo y con una rabia que puede herirte
Tienes que empezar otra vez desde el principio
y justo en ese momento
ese fuego maravilloso empieza otra vez

Cuando pasas por la humillación cuando pasas por la enfermedad
Cuando lo pasas Yo soy mejor que todos vosotros
Cuando pasas por la ira y el auto-desprecio
y tienes valor para reconocerlo
Cuando el pasado te de risa
y no puedes saborear la magia
que te permite sobrevivir a tu propia guerra
te encuentras con que el fuego es pasión
y que más arriba hay una puerta, no un muro

Cuando pases por el fuego cuando pases por el fuego
procura recordar su nombre
Cuando pasas por el fuego lamiéndote los labios
no puedes quedarte igual
y si el edificio está ardiendo vete hasta la puerta
pero no apagues las llamas
Hay un poquito de magia en todas las cosas
y luego alguna pérdida para compensarlo todo.

Lou Reed. Versión española de Berta Gonzáles-Sinde.

Y termino con este vídeo en que Lou Reed interpreta Sweet Jane:





¡Descansa en paz, Maestro!

Los diablos de Origami en Madrid:

En este cuaderno, lo diré ya, se prestará especial atención a la Editorial Origami, entre otras razones, porque es la editorial que ha editado mi último libro, No hay tiempo para libros, cuya segunda edición, ampliada con 17 poemas y 1 relato inéditos en libro, está en las librerías desde últimos del mes pasado; porque será la editorial que me edite los siguientes; porque en ella se están editando libros de algunos autores a los que admiro y respeto; y, por último, porque su editor, Antonio Huerta, aparte de ser una bellísima persona, como editor, que es lo que interesa aquí, está poniendo toda la carne en el asador, haciendo todo lo humanamente posible, para que Origami sea, si no lo es ya, una editorial independiente de referencia. Así que, por estas razones y otras que me callo, me parece apropiado empezar este blog con ella, y, en concreto, con el vídeo del recital que dimos el pasado 21 de septiembre en Madrid, en los Diablos Azules, unos cuantos autores de la editorial, a saber, y por el orden de aparición, David González, Jorge Barco, Alfonso Xen Rabanal, José Ángel Barrueco, Adriana Bañares, Felipe Zapico Alonso, Jorge M. Molinero, Ángel Fernández Fernández y Vicente Muñoz Álvarez, aunque por algún motivo que ignoro estos tres últimos no salen recitando en el vídeo. En resumen: que lo disfrutéis, si no lo habéis hecho ya: