Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 13 de diciembre de 2013

José Ángel Barrueco: Los viajeros de la noche (1):

Me apetecía postear dos poemas de este poemario, Los viajeros de la noche, el segundo, de José Ángel Barrueco. Este libro se editó en mayo de este año, de 2013, con prólogo de Vicente Muñoz Álvarez, y como su propio nombre indica se trata de poemas basados en diferentes viajes de su autor, en los que su mirada se detiene en muchas ocasiones en esas cosas, historias o personas que no salen en las guías y en las fotográficas de recuerdo, y lo que es más importante: consigue que nosotros también, nuestras miradas, se percanten de ellas. Te dejo, pues, con dos de estos lúcidos poemas:


MONTMARTRE

en la place du tertre
observo a un viejo pintor
de barba cana y
pómulos afilados

su mirada rota simboliza
el hambre, la ruina, el fracaso

tanta vida pintando
a la intemperie para
vender, quizá, tres
cuadros a los turistas

pero míralo:
ahí sigue
día tras día
afrontando tempestades
inmune a modas y prejuicios

algunos llaman
a esto "vocación"
yo lo llamo
"tener cojones".



MUSEO DE LA PRISIÓN (THE CLINK)

me empeñé en entrar
me atraen los abismos
lo sórdido y lo siniestro

por cinco libras ves
un museo de atrocidades
representadas por muñecos

un rastro de lo que esas
cárceles fueron para los convictos:
tortura, ratas y martirio
cadenas, cerrojos y grilletes

examinamos los aparatos
para arrancar confesiones:

la bota y la silla
el tajo y el hacha
el aplasta pulgares
las pinzas y las tenazas
el cepo y la jaula colgante
la máscara de hierro
el cinturón de castidad

inventos sádicos
en tiempos brutales

sólo
demuestran el ingenio
del hombre para hacer
daño a su prójimo.


José Ángel Barrueco. Los viajeros de la noche. Editorial Origami, mayo de 2013. Prólogo de Vicente Muñoz Álvarez. Ilustración de cubierta: Julia D. Velázquez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.