Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 19 de diciembre de 2013

Jorge M. Molinero: La noche que llovieron impermeables (1):

Jorge M. Molinero, sigue dando caña con su tercer poemario La noche que llovieron impermeables. Poesía directa, coloquial, como enseguida vas a comprobar:


[Teníamos todo de cara]

Teníamos todo de cara.
El viento, también. Y
sólo se nos ocurrió escupir.



[las uñas negras]

las uñas negras
me recuerdan el fracaso
de escarbar en la mierda
por un trozo de pan y
arañar el tedio cubierto de mugre

el fracaso de bailar entre la suciedad

pero también la victoria
de mantener la dignidad intacta
de elegir con la cabeza bien alta
las uñas negras
antes que las costras
en las rodillas


Jorge M. Molinero. La noche que llovieron impermeables. Editorial Origami, julio, 2013. Prólogo de Martín Merino Arranz. Fotografía de portada: Julia D. Velázquez.

6 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.