Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 14 de diciembre de 2013

GB, 15: Poesía Beat (1):

En esta antología, se recogen poemas de Jack Kerouac, Allen Ginsberg, Gregory Corso y Lawrence Ferlinghetti. En esta primera entrega, un poema de Jack Kerouac y otro de Gregory Corso.


CORO 103º

Mi padre en el rojo del centro
Caminaba como una sombra
De tinta negra, con sombrero, saludando
En las luces inmemoriales de mis sueños.
Porque desde entonces he soñado con Lowell
Y la imagen de mi padre.
Sombrero de paja, diario en el bolsillo,
Licor en el aliento, zapatos lustrados en la peluquería,
Es la imagen del Hombre Ignorante
Apresurándose hacia su destino que es la Muerte
Aunque él lo sabe.
                  Por eso dicen Salud,
                  una botella, un vaso, un trago,
                  Una Copa de Coraje…

Los hombres saben que la niebla no es su amiga…
Salen de los campos & se ponen abrigos
Y se vuelven hombres de negocios & mueren rancios
La misma muerte horrenda
Que podrían haber muerto en las montañas
                   de estiércol del campo.
El recuerdo de mi padre
                   en el centro de Lowell
                   caminando como una figura de cartón
                   a través de las luces perdidas
en el mismo material vacío
que mi padre en la tumba.

Jack Kerouac



PRIMERA FIESTA EN LO DE KEN KESEY
CON LOS ÁNGELES DEL INFIERNO

Fresca noche negra a través de las sequoyas
coches estacionados en la sombra
detrás del portón, las estrellas difusas arriba
la quebrada, un fuego ardiendo en el porche
lateral y unas pocas almas cansadas inclinadas
sobre él en chaquetas de cuero negro. En la enorme
casa de madera, un candelero amarillo
a las 3 de la mañana la explosión de los altoparlantes
Rolling Stones Ray Charles Beatles
Jumping Joe Jackson en hi-fi y veinte jóvenes
bailando al ritmo de la vibración a través del piso,
un poco de hierba en el baño, muchachas en calzas
escarlata, un hombre musculoso suave de piel roja
sudando bailando durante horas, latas de cerveza
dobladas sembrando el patio, la escultura de un
hombre ahorcado colgando de una rama alta del arroyo,
niños durmiendo suavemente en las cuchetas del 
dormitorio.
Y 4 coches policiales estacionados fuera del portón
pintado, las luces rojas girando en las hojas.

Allen Gisnberg.


Varios Autores. Poesía Beat. Ediciones Colihue, Buenos Aires, Argentina, 2004. Selección, prólogo y traducción: Elvio E. Gandolfo. Ilustración de tapa: Tom Wesselman, "Great American Nude" Nº 8  (detalle).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.