Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 8 de diciembre de 2013

GB, 13: Jean-François Duval: Kerouac y la generación beat:

Si no me equivoco, Kerouac y la generación beat, de Jean-François Duval, es la última biografía, editada en castellano, sobre los escritores beat. Tiene la particularidad, de que no se trata de una biografía al uso sino de una serie de entrevistas a protagonistas clave de aquellos tiempos, como Allen Ginsberg, Carolyn Cassidy, Joyce Johnson (de la que pronto postearé su libro de memorias Personajes secundarios), Tymothy Leary, Anne Waldman y Ken Kesey, el autor de la mítica Alguien voló sobre el nido del cuco). Las entrevistas no tienen desperdicio. Además, las páginas vienen salpicadas de fotografías, lo cual es un aliciente más para hacerse con este libraco. Te dejo con dos ejemplos. Una de las preguntas a Ginsberg y otra a Carolyn Cassady.



JEAN-FRANÇOIS DUVAL: Así pues, de su encuentro con Burroughs, Kerouac y otros en 1944 nace la generación beat, de la que ahora se celebra el cincuenta aniversario…

ALLEN GINSBERG: ¡No! ¡No se celebra el cincuenta aniversario de la generación beat! Nunca ha existido ningún "movimiento beat". Simplemente hace cincuenta años que conocía a Burroughs y a Kerouac. La palabra "beat" no es más que un apelativo estereotipado que nos endosaron los medios después de que John Clellon Holmes, autor de la novela Go, la utilizara en un artículo dell New York Times Magazine, en 1952. Por mucho que hoy en día todo el mundo utilice el término "movimiento beat" y hable de él sin parar, ese movimiento no existe, no ha existido nunca, sólo es una alucinación psicodélica de los medios (risas). En realidad, cada uno de nosotros, los autores que nos vimos agrupados bajo esa denominación, somos escritores profundamente singulares, muy diferentes unos de otros. Y capaces, dentro de nuestra diversidad, de llegar todavía hoy a las nuevas generaciones: Kerouac por su entusiasmo romántico por esos Estados Unidos contemplados como un gran poema; Burroughs por su sátira afiladísima, hiperinteligente, del Estado Policial, del control de las mentes y de la sociedad de la información; yo por lo que llamo mi candor… La crítica de Burroughs es muy actual si tenemos en cuenta el éxisto de los integrísimos y los fundamentalísimos, ya sean islámicos o norteamericanos. Se trata de un peligro del que Burroughs ha sido siempre muy consciente y contra el cuál ha intentado advertir y armar a las jóvenes generaciones. Su influencia ha sido enorme en un sinfín de artistas de rock, de Bob Dylan a Kurt Cobain, pasando por los Beatles, Blondie y muchos otros (…)


JEAN-FRANÇOIS DUVAL: Donde se comprueba una vez más que Jack no escribió On the Road en tres semanas como dice la leyenda.

CAROLYN CASSADY: En efecto, pura leyenda. Reescribió On the Road un montón de veces. Pasaron años hasta que el libro, esbozado en 1948, se publicó en 1957. El famoso rollo de papel de teletipo en que figura una de las versiones, ése sí, lo escribió en 1951, en Nueva York, durante el breve período que duró su matrimonio con Joan Haverty, pero eso no era más que la enésima reelaboración, a la que habrían seguido muchas otras a demanda de los editores. En el fondo, todos los libros de Jack surgen de una especie de gran desorden ("big mess") inicial, de una multitud de manuscritos en estados diversos, de los que extrajo su obra publicada. De hecho, cuenta varias veces el mismo episodio de diferentes maneras según el libro.


Jean-François Duval. Kerouac y la generación beat. Editorial Anagrama, septiembre de 2013. De la traducción: Francesc Rovira. Diseño de la colección: Julio Vivas y Estudio A. Ilustración: foto, Globe Photos.



En las 334 páginas de este libro, El exterminador de e-rratas no ha encontrado ninguna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.