Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 29 de diciembre de 2013

Erosionados (y 2): un poema de Cecilia Quílez y otro de Rebeca Yanke:

MARCAS

Mi último día fue una pantomima planificada y en orden a la demanda de acabarme de una vez por todas. La verdadera fiesta a mi desaparición debía concluir sin dejar rastro. Era algo que siempre me había obsesionado: ser un cadáver de muerte interior, sin costuras violentas que justificaran trágicamente un informe forense disciplinario. Nunca me gustaron las despedidas mediocres. Pero apareciste en el culminante homenaje de la autocomplacencia y acabaste con mi plan. Aquella luna en el cenit sobre nosotros y tú obligándome a mirarte mientras apretabas mi cuello en cada sacudida de las vidas que ya no me quedaban. Claro que sí, decías, muere amor, pero conmigo. Desde entonces, asisto condenadamente impávida a la esclavitud de ese bastardo instante. Sin aire, para cuando golpees hambriento el tragaluz en noches como esta. Quienquiera que fuiste. Que serás: Dame el tiro de gracia y reza por ti. Es mi voluntad final.

Cecilia Quílez




QUEDA PROHIBIDO hacer el amor, follar y dar por culo. También cualquier tipo de sentimentalismo. Las sensaciones, vetadas. Vietato. Si acaso se podrá amar en italiano.Se puede dar la sensación de qué. Pero no la sensación en sí. Se puede decir vagina pero se recomienda, encarnecidamente, usar coño. Encarecidamente enardecido. Neologismos, todos: invaginarte o vorágina. Pero hablar de "amor en cursiva" seguirá pareciendo una tontería. Los paréntesis en cambio sí interesan. Puedes meterles cualquier cosa dentro.

Rebeca Yanke


Varios Autores. Erosionados. Editorial Origami, octubre 2013. Edición de Adriana Bañares. Fotografía portada, contraportada y solapa: Julia D. Velázquez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.