Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 9 de diciembre de 2013

David González: No hay tiempo para libros (17 poemas + 1 relato inéditos) (1):

Como esta semana vuelvo a la carretera para presentar en León y en Valladolid la segunda edición de mi poemario No hay tiempo para libros con 17 poemas y 1 relato inéditos, creo que es el momento oportuno para agradecer a la Editorial Origami, y más concretamente a su editor y amigo Antonio Huerta, esta segunda edición de este libro de poemas, que se completa con fotografías e ilustraciones de Alejandro Zapico (autor de la fotografía de portada de la 1º edición), David Brunner, Julia D. Velázquez (autora de la genial cubierta de esta 2º edición, con uno de los motivos centrales en muchos de mis poemas: las manos), Teodoro Hernado Acero, Harold y Begoña Casáñez Clemente. En resumen: que gracias a todos ellos. En esta primera entrega te dejo con un poema (una versión libre de un poema de Margaret Walker) y con el dibujo de Begoña:




    HEMOS SIDO CREYENTES

    hemos sido creyentes:
    hemos creído en los dioses negros de una tierra antigua:
    hemos creído en los secretos de la adivina
y  en la magia de los hechiceros
y  en el poder de los malos demonios:

    en los dioses blancos de una tierra nueva
    hemos creído:
    en la misericordia de nuestros amos
y  en la belleza de nuestros hermanos
    hemos creído:
    en la conjura de los humildes, de los fieles y de los puros
    hemos creído:

    ni el látigo de los esclavistas
    ni la soga de los linchadores
    ni la bayoneta
    pudieron desterrar nuestras oscuras creencias:
    en nuestra hambre veíamos la mesa de bienvenida
y  en nuestra desnudez la gloria de una larga túnica blanca:
    hemos creído en una nueva jerusalén:

    hemos sido creyentes
    que alimentaban a dioses codiciosos y sonrientes
    que nos exigían
    a nuestras hijos y a nuestras hijas,
    nuestra fuerza y nuestra voluntad
y  nuestros desconsolados espíritus:
    hemos sido creyentes,
    silenciosos y estúpidos, tenaces y fuertes:

    como creyentes
    hemos entregado nuestra sustancia al mundo:
    con nuestras manos hemos alimentado un pueblo
y  de nuestra fuerza
    han arrancado las necesidades de una nación:
    nuestro cántico ha llenado el crepúsculo
y  nuestra esperanza ha anunciado el amanecer:

    ahora estamos listos
    para el son del hierro candente:
    para el aliento purificador de la verdad:
    para que los ojos de los ciegos puedan ver
y  los oídos de los sordos escuchar
y  las lenguas de las gentes se pongan al rojo vivo:

    hemos sido creyentes:
    hemos creído en nuestras pesadas cargas
y  en nuestros semidioses durante demasiado tiempo:
    ahora los necesitados ya no lloran ni rezan:
    los que durante tanto tiempo han sufrido
    se levantan
y  nuestros puños sangran
    golpeando los barrotes
    con extraña insistencia:


    el pasado se resiste a morir y no siempre por buenas razones:
    hunter s. thompson


David González. No hay tiempo para libros. 17 poemas + 1 relato inéditos. Editorial Origami, 2º edición, septiembre de 2013. Prólogo de Ainhoa Sáenz de Zaitegui. Fotografía portada: Julia D. Velázquez. Dibujos y fotografías de: Alejandro Zapico, Teodoro Hernando Acero, Julia D. Velázquez, Harold, David Brunner y Begoña Casáñez Clemente.

    




4 comentarios:

  1. Hola, David. No tengo este libro tuyo, pero si los diecisiete poemas son como el que has puesto debe de ser un gran libro. Fue una alegría, por cierto, enterarme el otro día de tu nuevo blog. Hace como una semana y media que lo sigo en silencio, hasta hoy, que he querido felicitarte por tu poema ya que, más allá de lo que diga o deje de decir, me ha gustado mucho cómo te ha quedado y es justo reconocerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Adolfo. Este libro es la segunda edición de mi último poemario. Los poemas, bueno, hay de todo supongo. El mérito del poema que puse es de Margaret Walker, yo me limité a versionearlo. Otro abrazo, fuerte, solidario.

    ResponderEliminar
  3. Sí, ya me dijiste ayer. Mi comentario y tu respuesta los veo ahora. La verdad es que no he leído nada de esa autora. Y ayer, cuando te comenté, ni me había fijado en la introducción: fui directamente a tu poema, tuyo porque tuyo lo haces al versionarlo. No sé si diecisiete es el número de nuevos poemas incluidos en la segunda edición o el total de poemas, pero si es lo segundo lo lógico es que lo mejor gane por goleada, en ese "de todo" que supones, a lo no tan destacable. Así supongo yo, pues el incluir menos suele ser el ganar más, cosa que tú, que ya vas para viejo, sabrás de sobra. Pero si fuese lo primero -diecisiete poemas nuevos unidos a los de la primera edición- habrá que leerlo todo igualmente, que también en casi todas las páginas suele haber algo destacable. En fin, que encargaré un ejemplar ahora mismo y ya te diré por correo, cuando lo lea tranquilamente, si tú quieres, que uno, ya sabes, como el algodón, no engaña. Va otro abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te cuento, Adolfo: el poemario contiene 67 poemas y 1 relato. Espero que puedas encargar el ejemplar. Aunque me parece que ahora hay algunos problemas en la web de la editorial, aunque espero que se subsanen. Y sí: cuando lo leas, puedes decirme lo que pienses. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.