Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 31 de diciembre de 2013

Campo de los Patos: Poesía Norteamericana (segunda parte) (y 2): Un poema de W. D. Snodgrass y otro de Sharon Olds:

Esta mañana, en la primera entrega, de la segunda parte de esta antología de Poesía Norteamericana de la revista asturiana de cultura Campo de los Patos, olvidé mencionar los poetas seleccionados, que, por orden de aparición, son los siguientes (alguno repite): 

                                                                                                      Henry Wadsworth Longellow, Oliver Wendell Holmes, Edgar Allan Poe, Sidney Lanier, Amy Lowell, Robert Frost, Carl Sandburg, Sara Teasdale, Countee Cullen, Kenneth Patchen, James Laughlin, Robert Creeley, Adrienne Rich, Ruth Fainlight, John Ashbery, Ted Kooser, C. K. Williams, Stephen Dunn, Sharon Olds, Daniel Halpern, Jane Kenyon, Carolyn Forché, Laura Gilpin, Henri Cole, Li-Young Lee, Diane Thiel, Theodore Roethke, Randall Jarrell, John Berryman, Robert Lowell, W. D. Snodgrass (del que se dice es el padre del confesionalismo, nunca traducido al castellano, salvo en alguna antología), Robert Bly, Anne Sexton, Sylvia Plath; Pascal D`Angelo, Emanuel Carnevali, Arturo Giovannitti, John Ciardi, Gregory Corso, Diane di Prima, Felix Stefanile, Lewis Turco, Elizabeth Bishop, Randall Jarrell, Robert Frost, William Stafford, Stanley Kunitz, Billy Collins, Myrna Nieves, Josefina Báez, José de la Rosa, Teonilda Madera, Sandra García Betancour, Margarita Drago, Carlos Manuel Rivera, Marianela Medrano, Juan Ramos, Yrene Santos, Carlos Aguasaco, Urayoán Noel, Dina Piera di Donato y Roger Santíbañez.

                    Como puedes apreciar, se trata de una nómina amplia y generosa de poetas norteamericanos que, unida a los poetas de la primera parte, compone un extenso fresco de lo que fue, y es, la poesía norteamericana. Ahora bien, y no es por tocar los cojones, a uno le extraña un poco, le llama la atención, que en una nómina de poetas tan, ya digo, generosa, no se haya contado con la poesía de CHARLES BUKOWSKI. Es la única pega que le pondría a este, por lo demás, formidable trabajo, que se completa con varios artículos de auténtico interés para el lector de poesía. Te dejo en esta última entrega con un poema de W. D. Snodgrass y con otro de Sharon Olds. 


      L`ESPETU NEL CORAZÓN

      2

      Nel acabu d`abril tienes tres años; güei
                  plantamos el to güertu en patiu.
      Pa evitar que perros ayenos pela nueche
y les toperes estropien el to xuegu,
      cuatro palinos faen guardia
                  teniendo por un finu cordel.

      Pero tu fuiste la primera en tiralos.
                  Y depués que cribesti la tierra
      traxisti la regaderina p`afogar
tola tierra y a nós. Apretamos la grana surtí o
      con abonu güelmo en riegos firmes.
                  Fía, fiximos lo que pudimos.

      Dalguién va tener que sallar y arriandar
                  los brotos nuevos. Regalos na hora
      en que cai la solombra sobre l`eru.
Procura miralos cada día
      porque pa cuando florezan
                  yo yá nun voi tra.

W. D. Snodgrass
Traducción de Antón García.



LES HERMANES DE L`AYALGA SEXUAL

Namás que la mio hermana y yo salíamos de
casa de la nuesa madre, too lo que queríamos
yera follar, y escaecer
el so diminutu cuerpu de gorrión y les sos flaques
pares de saltapraos. ¡Los cuerpos de los homes
yeren como`l cuerpo de pá! Los sólidos
todiellos, costazos, muslos, los atractivos
xinoyos, les llargues y estiraes pantorríes,
podíemos tenelo ellí, los traseros elevaos
y prohíbios, les corves, la polla
na nuesa boca, ah la polla na nuesa boca.
                           Como esploradores que
descubren una ciudá perdida, volvíamos
lloques d`alegría, esnudábemos a los homes
lenta y cuidadosamente, como si
descubriéremos artefactos encerraos que
demostraren la nuesa teoría de la cultura perdida:
que si madre dicía qu`ellí nun había nada,
yera porque había.

Sharon Olds
Traducción de Carme Álvarez.


Varios Autores. Poesía Norteamericana (segunda parte). Saltadera, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.