Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 28 de diciembre de 2013

Ángel Fernández Fernández: Todo lo que sé del viento (y 2):

SONRISA

Se me cayó la sonrisa
delante de ti.

Por sorpresa. Sin quererlo.

Me agaché y recogí
labios y dientes.

Que no supe de nuevo
colocar.




TODO EL MUNDO

A Bernardo Larín, in memoriam.

Nunca salió de su pueblo.

Se reía de mí cuando le contaba
de mis viajes por el mundo -escasos-
de mis ansias de vivir otros paisajes,
otras culturas, de ser
un nómada en el tiempo.

Él me señalaba el río, las montañas,
los campos, la parsimonia feliz
del rumiar de las vacas,
sintiéndose uno más de ese bello paisaje,
al que, sin duda, completaba.

En realidad nunca salió de sí mismo.

Porque tenía -al contrario que yo-
todo el mundo dentro.



Ángel Fernández Fernández. Todo lo que sé del viento. Editorial Origami, septiembre 2013. Fotografía portada: Julia D. Velázquez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.