Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 7 de noviembre de 2013

Toledo 2013: festival de poesía de mediterráneo en mediterráneo: Voix Vives: Antología (y 2): Un poema de Juan Carlos Mestre y otro de

ECLIPSE CON RIMBAUD

He pasado la mitad de mi vida en la oscuridad.
He descargado camiones de oscuridad.
He bebido toda la oscuridad.
He dormido con la oscuridad.
He amado la oscuridad y me he acostado con ella.
He tocado las piedras de la oscuridad hasta herirme las manos.
He repetido tu nombre en la oscuridad.
Los pescadores cantan en la niebla de la oscuridad.
Los jóvenes sin vida están despiertos en la oscuridad.
Los músicos y las rameras guardan su corazón en la oscuridad.
He soñado con la oscuridad la mitad de mi vida.
He hospedado mi juventud en el cáñamo de la oscuridad.
He desnudado a la oscuridad y gozado con ella.
He acariciado los dedos de pastor el sexo de la oscuridad.
La oscuridad es la oración de los acordeones nublados.
La oscuridad vive en las palabras que descifran la muerte.
La oscuridad habita los suburbios de la belleza.
Dad de ladrad al perro de la oscuridad.
Oíd la lepra sagrada de la oscuridad.


Juan Carlos Mestre.




Cuénteme un cuento,
le dijo aquel niño nacido en una cárcel de Siria
a su visitante.


Había una vez un chiquillo
que vivía con su madre en una casa
con una ventana
que daba a una calle tranquila.
¿Qué es una ventana?,
lo interrumpió el niño.
Es un hueco abierto en la pared
por el que entran el sol y el aire
y donde a veces se posan los pájaros.
¿Qué son los pájaros?,
lo volvió a interrumpir.
El narrador cogió un lápiz
y sobre la pared dibujó
una ventana
y un niño
con alas.


Maram Al-Masri.

Traducción de Luis Miguel Cañada.

Varios Autores. Voix Vives (Toledo, 2013). Editorial CELYA, septiembre 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.