Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 24 de noviembre de 2013

Próximamente: Eduardo Izquierdo: DEBO SER MUY BUENA PRESA cuando tienen tantas escopetas apuntándome:

A este libro le echaré el guante en cuanto se edite. ¿Por qué? Porque está basado en la vida de uno de esos tíos dignos de admiración, de los que cada vez van quedando menos: El Cabrero.


Pero te copio aquí el texto de la editorial, de la Editorial Lupercalia que es la que lo edita:

Debo ser muy buena presa (cuando tengo tantas escopetas apuntándome) se basa en la vida de El Cabrero, un cantaor de flamenco singular, un tipo fuera de lo común; encarcelado, perseguido, vilipendiado, pero también admirado y querido, cuyo aspecto recordaba a las películas de Sergio Leone, al spaghetti western y La muerte tenía un precio. Inquebrantable, indomable, un hombre que se hizo a sí mismo en medio de la niebla de la transición democrática, en la que la libertad de expresión era solo una utopía. Eduardo Izquierdo (Barcelona, 1975) es periodista y redactor de revistas como Ruta 66, Mondosonoro o Efe Eme, ex director del portal de rock Sonicwawe magazine y director del programa de radio Sentido Común y Prefiero Una Jukebox.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.