Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Nocturnos: Antología de los poetas y sus noches: 2º edición:

Otra buena noticia de este 2013, del mes de marzo, fue la 2º edición ampliada y revisada de Nocturnos. Antología de los poetas y sus noches, en la Editorial Origami, de la formo parte con 2 poemas. Los poetas incluidos son los siguientes: Adriana Bañares, Jorge Barco, José Ángel Barrueco, Siracusa Bravo Guerrero, Eva Cabo, Ben Clark, Camilo de Ory, Nacho Escuín, Ángel Fernández Fernández, Lucía Fraga, José Daniel García, Octavio Gómez Milián, David González, Antonio Huerta, Luna Miguel, Nacho Montoto, Ana Patricia Moya, Kebrantaversos, Ana Pérez Cañamares, Ángel Petisme, Antonio Portela, Carlos Salem, Antonio Sánchez-Fernández, Gabriel Sopeña, Ana Vega y Manuel Vilas.

En vez de postear uno de mis dos poemas, prefiero subir uno de la poeta Ana Pérez Cañamares, a la que vi el pasado viernes en Madrid, en el encuentro Voces del Extremo: Poesía y Resistencia, y con la que aparezco en la fotografía que va después de su poema:




INSOMNIO

Vago dentro de mí
como por un parque de atracciones cerrado
los ecos de los gritos ajenos
socavándome el sueño
arrugando las sábanas del insomnio.

Ningún cigarro me consuela
parcelando el tiempo llano de la noche
nunca recurro a los libros
que dormitan hombro con hombro en la mesilla
como refugiados en estaciones de metro.

Tampoco me levanto de la cama
no enciendo la tele no bebo leche
si acaso tomo una pastilla
que hará efecto demasiado tarde
cuando haya dado la partida por perdida
y el clamor del vacío sea ya
indomable desastre natural.

En las horas del desvelo
todo lo que dije estuvo mal dicho
todo lo que no hice
me observa desde el final
de un pasillo que se alarga hasta alcanzar mi muerte
el día siguiente está ya emborronado
ya no me pertenece.

Y mientras tú giras a un lado y a otro de la cama
varado al sueño, rehén de tu inconsciente,
yo te odio por cerrarme los paisajes que transitas
tu espalda por puerta impenetrable.
Pero no puedo odiarte por mucho tiempo.
Te espero como al último aliado
que llega a la ciudad sitiada
y derriba las murallas con una pregunta:
¿no puedes dormir, quieres que hablemos?
No quiero hablar.
Quiero que eches de aquí las palabras.
Que me arrojes con el mapa de tu mundo oscuro.
Narcótico.


Ana Pérez Cañamares. Nocturnos. Antología de los poetas y sus noches. Editorial Origami, 2º edición, marzo de 2013. Prólogo de Fco. Javier Pérez. Ilustraciones de Jesús Taguas Ruíz. Fotografía de portada de Julia D. Velázquez.

Y la foto de la que te hablaba antes es esta en la que David Trashumante sujeta un espejo que se encontró no sé dónde mientras que yo disparo la foto en la que aparecen Ana Pérez Cañamares y Begoña Casáñez Clemente, y en la que la fecha y la hora están mal debido a que era una cámara de 19`90 euros que me había comprado el día antes y ni siquiera le cambié la fecha ni la hora con las que viene por defecto, en fin:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.