Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 10 de noviembre de 2013

Harry Houdini: Cómo hacer bien el mal:





Este libro, de Harry Houdini, el más grande escapista de la historia, como se nos recuerda en la portada, me lo regaló Lucas, uno de mis mejores amigos, un tío al que le debo mucho (gracias, hermano). Es una lectura entretenida, en la que Houdini, por ejemplo, nos revela algunos de sus trucos o comparte con nosotros sus hallazgos sobre la metodología de la gente de mal, por así decir. Te dejo con un pasaje sobre los trucos de


LOS LADRONES DE LA MALETA TRUCADA

Es en la época en la que los días se oscurecen cuando el ladrón de la estación de ferrocarril realiza con mayor seguridad sus operaciones. El turista estival no es de su predilección, pues su equipaje contiene escasos objetos de valor, y en esta época predomina una excesiva luminosidad. Una tarde oscura y gentes adineradas que parten de viaje en tren son lo que pide el merodeador de andenes. Y presento aquí a modo de advertencia, por si fuese necesario, un ingenioso artefacto que los ladrones de estación vienen utilizando los últimos años. Parece una maleta de viaje corriente; y así lo es salvo por una diferencia.
   Se trata de una maleta especialmente fabricada, el fondo de la cual se cierra al ejercer presión. Así, cuando la maleta "trucada" se coloca sobre otra más pequeña que descansa sobre el andén, la más grande se desliza sobre ésta, cubriéndola. Mediante un movimiento del pulgar de la mano que sostiene el asa de la maleta, se libera un juego de potentes resortes que abrazan la maleta que yace en el interior, y de esta forma puede retirarse del lugar completamente oculta de la vista.
   Si, por lo tanto, ve usted a un personaje de aspecto sospechoso merodeando por el lugar, no lo tome por un pasajero auténtico sólo porque lleve equipaje.


Harry Houdini. Cómo hacer bien el mal. Capitán Swing Libros, junio de 2013. Introducción de Arthur Conan Doyle. Prólogo de Teller. De la traducción: Alicia Frieyro. De la traducción de El enigma de Houdini: Celia Filipetto. Diseño gráfico: Filo Estudio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.