Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 19 de noviembre de 2013

GB, 8: Jack Kerouac: Satori en París:

Satori en París es el viaje de Kerouac a Francia en busca de los orígenes de su apellido. Te dejo con uno de sus párrafos. Que lo disfrutes. 



ME VA ENTRANDO EL MIEDO. Sospecho que algunos de esos muchachos que trapichean en la calle a mi paso sin rumbo están planeando levantarme los doscientos o trescientos pavos que me quedan. La niebla se alza sólo al paso fugaz de algún coche repleto de chicos sin chicas. Enfurecido, me encamino hacia un tipo con pinta de viejo tipógrafo que sale de trabajar o de jugar a las cartas y corre a casa. A saber si es el fantasma de mi padre, seguramente mi padre me estaba observando aquella noche bretona, por fin en el lugar al que él y sus hermanos y sus tíos y abuelos siempre anhelaron ir, y al que sólo el pobre Ti Jean llegó, con su navaja suiza dentro de la maleta consignada en un aeropuerto al otro lado del prado y a veinte millas de allí. Ti Jean no se halla ahora bajo la amenaza de los bretones, ni de esos torneos matinales ornados con banderas y mujeres en armas que hacían de la guerra un acto diríamos honorable, sino bajo la de esos callejones apaches, el infame Wallace Beery y peor aún, de un fino bigote y una picona o una pistolita niquelada. Nada de garrotes por favor. Llevo mi armadura puesta, la armadura de personaje reichiano, eso es. Pero qué fácil resulta ahora reírse mientras escribo esto a 4.500 millas de distancia, a salvo y bajo cerrojo en mi casa de Florida, con un shérif que se deja la piel en una ciudad cuanto menos tan siniestra, aunque no tan oscura y nebulosa.


Jack Kerouac. Satori en París. Ediciones Escalera, febrero de 2009. Prólogo de Antonio Bordón. Traducción de Daniel Ortiz Peñate. Foto del autor cedida por International Editors & Co.

1 comentario:

  1. This article will assist the internet viewers for creating nnew wweb site or even a blog from start to end.


    My web-site :: divorce advice for women in michigan

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.