Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 11 de noviembre de 2013

Enrique Falcón: Porción del enemigo (1): 2 poemas:

El otro día tuve la gran suerte de escuchar recitar a Enrique Falcón. Inmenso. Como este libro de poemas: Porción del enemigo, que su autor me regaló en Madrid, con una dedicatoria a la que le contesto de aquí: sí, Enrique, camarada: los vamos a apalear juntos. Ya lo estamos haciendo cada vez que escribimos un poema. Lo has hecho con estos poemas. De los que copio estos dos:


CASA DE LAS DESPEDIDAS

Mi casa ya no es / la casa de mi padre:
caminaron por ella demasiados insectos.
La puerta que yo abro no podrán abatirla.
Ya son otros mis huéspedes: no se aloja al temblor.

La casa donde vivo ya no espera a mi padre.
Hay luz en sus rincones, y hay pan sobre la mesa.
Prohibidos los cuchillos y la lumbre del diente,
traquetean por ella Raquel, Dios y mi hijo.

Preservo su derecho a ser casa encendida
cuando pierdan su pie los que fueron dañados.
Los más tercos probables que se sienten en ella
comerán de sus brasas con un hambre decente.

Maldigo aquí las casas que abrigaron sin goznes
al cazador temible que acechaba a los niños.
Mi casa ya no es / la casa de mi padre.
Preservo mi derecho a cerrarle la puerta.




LLUVIA TEMPRANA

Esperan que te rindas.

Que devuelvas las canciones a sus cuartos.

Que lenta y pobremente
atiborres sus rincones con cristales

y apartes de tus hijos la visión de una revuelta.

Esperan que claudiques
-seas piel, dentada o marzo.

Que suavemente caigas.
Que así tu rendición.

No les libres de la piedra que respira en tus manos.
No les venzas los ojos.

Nada dice
de la lluvia temprana que va a abatir las puertas,

                                                                           nada
de ese incendio intacto y por venir.

La tormenta, compañero, llegará.


Enrique Falcón. Porción del enemigo. Calambur Editorial, 2013.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.