Fotografía de VINCENT MINOR

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

jueves, 29 de septiembre de 2016

Voces Nuevas: (XXVII, Selección): Adriana Gordillo:







LA SOMBRA


Se vistió de cenizas bajo el sol oscuro
Se despidió de la luz
y tomó al ángel de la noche bajo sus alas
melancólicas

Lo ató al mascarón de proa
de un barco fantasmas
macerado por clavos enfermos

Se despidió de la luz
y tomó su vida con delicadeza
dejando atrás
al olvido 
su nombre



Adriana Gordillo.

Varios Autores. Voces Nuevas (Selección XXVII). Ediciones Torrremozas, mayo 2014.




Poesía Nórdica (118): Rolf Zandén:





Sitio Web de la Imagen



Sentirse como la mariposa
que vuela ligera
en la nave de los vientos
ligera como la percepción
del verano

escribir sin peso allá fuera
entre las olas limpias
en la hierba
allí es todo inconsciente
inconsciente de los próximos
paisajes congelados
allí se cierra la ventana



Rolf Zandén.

Varios Autores. Poesía Sueca Contemporánea. Ediciones de Baile del Sol, 2011.

Traducción de Hebert Abimorad.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Poesía Nórdica (117): Anneli M. Wahlberg:





Sitio Web de la Imagen



RESISTENCIA

Por lo que sé, nunca has estado enfermo.
Por lo que sé, nunca te has lesionado en serio.
Por lo que sé, vas a vivir mil años más.
Por lo que sé, podrías cambiar el mundo.

No lo quieres. La vida. Sácate eso de encima.
Relacionarte. Tal vez te es difícil.
Como una forma de dislexia.
¿Y qué es lo que hace que la misma incapacidad fuese
mi prisión?
¿Qué es lo que hizo que tenga que afectarme a mí
o tal vez a partir de mí?

Tú pones una almohada sobre tu deseo.
Das patadas salvajes en primer lugar,
para obtener aire
y tú obtienes un gran golpe en el diafragma
donde te afecta.
Te presionas fuerte,
mueves las manos
de la mitad de la almohada a sus lados
para evitar que salga el aire.

Tú último ahogo
presionas tus brazos hacia atrás contra las alas.
Casi se quiebra. Casi.

Así, se convierte inmóvil. Como una preocupación,
se instala y se congela en su forma.
Retiras silencioso y con cuidado la almohada,
la incapacidad de comprender.
La lucha ha terminado.
Tú ganaste, ¿verdad? Yo no siento más,
tu deseo.



Anneli M. Wahlberg.

Varios Autores. Poesía Sueca Contemporánea. Ediciones de Baile del Sol, 2011.

Traducción de Hebert Abimorad.

Voces Nuevas (XXVII Selección) (4): Ana Gómez Pérez-Nievas:







ATAJOS

Tu tarde y la mía que fuera
de azul postizo.
De sábado sobrio y funeral de verano.

Tu tarde y la mía que no se
llenara de hojas,
las regaderas, con polvo en estanterías.

Tu tarde y la mía con fruta
inmadura
y silencio de noche, sin tinta la pluma.

Tu tarde y la mía lejos del blanco
sobre el negro.
Quemadas con hielo las palabras.

Tu lengua y la mía sean
dos navajas
atajos acribillados a prueba de balas.



Ana Gómez Pérez-Nievas.

Varios Autores. Voces nuevas (XXVII Selección). Ediciones Torremozas, mayo 2014.


Poesía Nórdica (116): Aino Trosell:





Sitio Web de la Imagen



NO LOS PUEDO CONTAR A TODOS

No los puedo contar a todos
todas las veces
que he viajado a casa en el autobús
en el vapor caluroso
de cansados camaradas de trabajo
-todos felices que el día haya terminado-
y pienso en la noche
esta noche quiero
debemos
esta noche será maravillosa.

En el calor de muchos cuerpos
la quietud de la fatiga taciturna
me alcanzó la alegría
felicidad de vivir
deseo de vivir
el deseo de ti
y de todos.
En el ruido monótono del motor del autobús
y la introversión de las espaldas
he sentido fluir el afecto
innumerables veces.

Esto quisiera que sepas
Por lo demás lo sabes
muy bien
Si cocina desordenada
quejarse de la comida
el tubo de escape deberá ser sustituido
dónde está la llave del depósito
no tengo más dinero.

La película comienza a las nueve.
Delante de la televisión, me quedo dormida.
Quieres hablar - nadie responde.
Así termina nuestro día.



Aino Trosell. 

Varios Autores. Poesía Sueca Contemporánea. Ediciones de Baile del Sol, 2011.

Traducción de Hebert Abimorad. 

martes, 27 de septiembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (2):



MIÉRCOLES 19 DE NOV. - Ojos oscuros vino a casa y bailamos toda la noche, hasta el amanecer. Nos quedamos sentados sobre la hermosa alfombra que mi madre me hizo, y escuchamos la boda real a las seis de la mañana. Mi madre se portó de forma encantadora cuando nos encontró allí por la mañana. Preparé crêpe suzettes para Ojos Oscuros. Bailamos una vez más, y cantamos.







DOMINGO 7 DE DIC. - (...) Sin embargo, de pronto tengo la sensación de que un gran cambio está a punto de ocurrirle a la humanidad y al mundo. No me pregunten cómo lo sé. Y va a ser muy simple y verdadero, y los hombres darán un nuevo paso adelante. Será una especie de revelación clara del amor, y la guerra eventualmente parecerá irreal e incluso obsoleta, y pasarán un montón de cosas. Pero la locura seguirá gobernando las cúpulas del mundo por un largo tiempo. Todo va a salir de la gente misma, una gran revolución de las almas. La política no tendrá nada que ver con esto. Será como mirar alrededor y darnos cuenta del mundo, y un abandono simultáneo de los sitems de orgullo y envidia, en mucha, mucha gente y se esparcirá deprisa por todas partes.



Jack Kerouac. Mundo soplado por viento. Editores Argentinos, septiembre de 2015.


Voces Nuevas (Selección XXVII) (3): Dolores García Giménez:



MULIER SAPIENS

Sobrevivió haciéndose la tonta,
un poco ausente de casi todo.
Sus ojos ya sabían cómo funcionaba
la vida.
No voy a explicarlo ahora.
Lo sabéis:
un dolor triste en el estómago.







Soy una isla inaccesible
y en el centro de mi geografía
escondo un paraíso.

Nadie lo sabe aún.
Nadie se ha percatado.
Nadie creería que existe
un alegre sendero
tan adentro...

Es igual.
Es mejor.



Dolores García Giménez.

Varios Autores. Voces Nuevas (Selección XXVII). Ediciones Torremozas, mayo de 2014.